Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Varias familias de Ciudad Arce afectadas por lluvias del lunes

b Las viviendas de unas 20 familias numerosas resultaron con serios daños después de la tormenta del lunes por la nocheLas viviendas de unas 20 familias numerosas resultaron con serios daños después de la tormenta del lunes por la noche

La lluvia y los fuertes vientos dejaron considerables daños materiales en las humildes viviendas de unas 12 familias. Foto edh / Mauricio Cáceres

La lluvia y los fuertes vientos dejaron considerables daños materiales en las humildes viviendas de unas 12 familias. Foto edh / Mauricio Cáceres

La lluvia y los fuertes vientos dejaron considerables daños materiales en las humildes viviendas de unas 12 familias. Foto edh / Mauricio Cáceres

SANTA ANA. La tormenta y los fuertes vientos que se registraron la noche del pasado lunes dejaron severos daños materiales en las viviendas de unas 20 humildes familias que residen en la comunidad 30 de Abril, en el municipio de Ciudad Arce.

Esta comunidad queda sobre el kilómetro 33 de la carretera a Santa Ana.

Los residentes pasaron horas de angustia, sobre todo porque son familias con numerosos niños.

Según relató Milton Jiménez, él estaba junto a un familiar cuando "comenzó a nortear y después se levantaron las láminas, al rato las andábamos buscando", dijo.

El afectado, quien se encontraba arreglando su humilde champa y donde en un costado lo acompaña una imagen de la Virgen de Guadalupe, agregó que "la tormenta de anoche (lunes) fue bárbara".

Las pocas pertenencias se les mojaron y ahora no saben si las van a volver a utilizar, indicó Jiménez.

Dado a que el número de familias que resultó afectada por las lluvias, vientos e inundación era elevado, algunos tuvieron que refugiarse en la casa comunal de la localidad.

Otros se fueron a pasar la tormenta con unos familiares y volverán a sus hogares una vez arreglen su champa.

En el albergue temporal que se ha convertido la casa comunal, los afectados necesitan que se les provea con lo básico mientras regresan a arreglar sus champas.

El miembro de la directiva de la comunidad 30 de Abril, Orlando Hernández, dijo que pasaron grandes apuros después de que los fuertes vientos les levantaran los techos.

Los afectados no solo tuvieron que resignarse a perder sus techos, sino que también sus chozas resultaron inundadas. El agua inundó un gran número de pequeñas viviendas porque la misma comunidad no posee canaletas por donde evacuarla.

Ahora están pidiendo ayuda a la alcaldía de Ciudad Arce para que les done un lote de láminas. Sin embargo, de inmediato pierde la esperanza porque la comuna se las ofreció meses atrás y no les ha cumplido con la promesa.

Hernández también recordó que los vientos comenzaron pasadas las seis de la tarde, y desde su perspectiva lo que les levantó los techos "fue un huracán", dijo.

"Lo más tremendo (y triste) es con los niños, por eso necesitamos que nos brinden ayuda", insistió el directivo comunal.

"El alcalde nos ofreció un lote de láminas y no nos lo ha dado", dijo resignado.

Otra de las afectadas fue la señora María del Carmen Ángel. Ella fue mas allá con su llamado y pidió a la primera dama, Vanda Pignato, que les proporcione ayuda lo antes posible para poder arreglar sus humildes viviendas.

Lo que también le están solicitando es que se les regale láminas para terminar de levantar sus viviendas.

Hernández dijo que la ayuda que les pueda brindar cualquier institución será bien recibida.

A la comunidad también se hicieron presentes miembros de la alcaldía del Ciudad Arce y Protección Civil.

El concejal Héctor Rodríguez explicó que la situación por la que pasaron los afectados fue crítica y ya hicieron un recorrido para verificar las necesidades de la comunidad.

"Detectamos que las necesidades que tienen son de láminas. Acá es una nueva comunidad y todo es provisional, por eso es que todo se fue con el viento" dijo.

Por su parte, los miembros de Protección Civil dijeron que dos familias más de la comunidad El Mosquito también resultaron afectadas.

"Principalmente necesitamos agua para beber, víveres, colchonetas, frazadas y ropa. Algunas de las familias perdieron sus cositas con el viento y el agua", explicó David Suárez, presidente de la directiva comunal.

Los estragos de la lluvia dejaron, además, el derribo de varios árboles y rótulos sobre la carretera.

Los afectados temen que les vuelva a ocurrir lo mismo con otra tormenta.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación