Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vanda Pignato cuenta su experiencia con Ciudad Mujer

El análisis principal se centra en mostrar el funcionamiento del modelo de reconocimiento internacional

Vanda Pignato describe los objetivos y alcances de Ciudad Mujer.

Vanda Pignato describe los objetivos y alcances de Ciudad Mujer. | Foto por Lisseth Monterrosa

Vanda Pignato describe los objetivos y alcances de Ciudad Mujer.

Vanda Pignato, secretaria de Inclusión Social, presidenta de la junta directiva de Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer, Isdemu; y ex Primera Dama de la República, en el período 2009-2014, es la autora del libro Ciudad Mujer: Nuevo Modelo de Gestión Pública para la Igualdad y la Paz, un libro que documenta la experiencia de un programa que desde hace cuatro años, ayuda a miles de mujeres en todo el país.

En el libro, Vanda Pignato habla de la labor del proyecto que nació como una promesa de campaña electoral en el 2008, cuando ella conoció, de primera mano, la realidad y las necesidades de las mujeres de todo El Salvador, en el ámbito rural y urbano. 

Obra y experiencia
“Siempre que viajo me preguntan si hay algo escrito sobre Ciudad Mujer, qué documento tenemos, entonces creía que podía hacer algo que hablara de Ciudad Mujer, mezclado con mi experiencia personal como ex Primera Dama de la República, y Secretaria de Inclusión Social,” dice.

El libro se desglosa en cuatro capítulos en los que destaca el nacimiento del programa, la estructura y funcionamiento de un modelo original con reconocimiento internacional, para luego desarrollar las formas de empoderamiento de las mujeres, para finalizar con un capítulo de conclusiones en las que destaca aspectos entre ellos el educar para la paz y la igualdad.

En el primer capítulo, Vanda Pignato habla de las principales ideas para la creación de Ciudad Mujer, desde el reconocimiento de las principales necesidades de las mujeres, que representan el 53% de la población, una mayoría muy buscada durante las campañas electorales, pero luego olvidadas, invisibilizadas, comenta durante una entrevista a este medio.

“Fue un duro trabajo colectivo,...y con la dimensión y la importancia en que se tornó Ciudad Mujer, era importante documentarlo, pero también para hacer unas reflexiones personales sobre el vía crucis del proyecto,” indica. 

En marzo de 2011 se inauguró la primera sede de Ciudad Mujer, en Lourdes Colón, La Libertad, “El hecho de haber sido madre, eso me hizo tener una mirada más delicada hacia las mujeres, yo después de mi embarazo de Gabriel, veía a las mujeres con más sensibilidad, reflexionando más sobre el papel de las mujeres,” recuerda Pignato.

Invisible tras el candidato electoral, durante los mitin de las campañas, bajaba de las tarimas para hablar con las mujeres, que aprovechaban sus tiempo libres para participar en los espacios y ser parte de los eventos electorales.

“Yo era la mujer, la esposa del candidato, no tenía identidad, entonces aprovechaba esa invisibilidad mía para conocer la realidad de las mujeres, me gustaba mucho bajar de las tarimas durante los mitin para hablar con las mujeres.” comenta.

La labor del programa
Ciudad Mujer brinda servicios de salud sexual y reproductiva, donde las mujeres reciben atención médica en diferentes especialidades, entre ellas ginecología y prevención y detección temprana del cáncer.

Atención a la violencia de género, y autonomía económica, son otras de las áreas que dan atención a mujeres víctimas de violencia, además reciben cursos de formación, ayuda en bolsa de empleo, entre otros beneficios. Otras de las áreas son la de educación colectiva, que cuenta con el apoyo de municipalidades, para dar a conocer los derechos de las mujeres a través de reuniones en diferentes comunidades del país. 

También trabajan en atención infantil, donde las usuarias pueden hacer uso de los servicios, mientras sus hijos son atendidos por personal capacitado.

“Las mujeres priorizamos nuestra familia, después nosotras, y las políticas públicas no entendían esa realidad de las mujeres, para poder ayudarlas facilitando el ejercicio de sus derechos, y entender su realidad”.

A partir de conocer la necesidad del acceso a los servicios básicos, fue que Vanda Pignato llegó a la conclusión de crear este programa, que solo funcionaría con el respaldo del dirigente del país.

“Si el presidente no está comprometido con el proyecto, no funciona, ni aquí ni en ninguna parte del mundo, porque necesita tener poder, porque son 18 instituciones del Estado que funcionan de forma articulada” comenta.

Ciudad Mujer brinda atención en todo sentido, y las instituciones las ayudan y protegen de forma inmediata, además la  atención es para las mujeres sean salvadoreñas o extranjeras, sin ningún costo.

Hoy en día el programa tiene seis sedes y está a la espera de tres más con los mismos servicios, que en palabras de Vanda Pignato es “Una máquina que trabaja activamente en el territorio nacional” la cual funciona si cuenta con  recursos y el apoyo político.

“Esa máquina se va fortaleciendo, y si nosotros queremos luchar por una sociedad sin violencia, en una sociedad en paz, lo primero que tenemos que hacer es cuidar de nuestras mujeres, y pelear para que esa violencia que nace  dentro del hogar sea erradicada.” finaliza.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación