Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Utilizan peces para combatir el zika en El Salvador

En algunas comunidades del departamento de La Libertad han utilizado a pequeños peces para luchar contra el zancudo.

Un héroe con escamas contra el zika

En la playa San Diego, en La Libertad, utilizan crías de peces de las especies sambo (Dormitator latifrons), nativa de la costa tropical del Pacífico, y la africana...

En los hogares de la playa San Diego, en el departamento de La Libertad, ya no se reparte abate ni se escucha el motor de las termonebulizadoras que esparcen el gas que elimina al mosquito Aedes aegypti. Ahora, los habitantes prefieren utilizar un método que, aseguran, es más efectivo que los sanitariamente implementados.

En esta playa utilizan alevines para vencer al zancudo. Se trata del uso de crías de peces de las especies sambo (Dormitator latifrons), nativa de la costa tropical del Pacífico, y la africana tilapia (Tilapia mossambica)  que se encargan mantener limpios las pilas, barriles o recipientes de uso doméstico alimentándose de las larvas que depositan los zancudos en el agua.

Todo comenzó cuando Marielos Sosa Mancía, promotora de salubridad del Ministerio de Salud y residente de la localidad, realizó junto a un grupo de voluntarios un estudio epidemiológico en esta zona costera, después de una fuerte tormenta en abril de 2012, y descubrieron que en el agua estancada en una piscina abandonada nadaban unos alevines (peces entre la fase de larva y adultos), pero no había larvas dentro de ella.

Control empírico y efectivo

Desde entonces, Sosa Mancía de manera empírica, inició con el “Control Biológico para la prevención del Dengue” que ahora también es aplicado contra el chikungunya y el zika. En febrero de 2012 en los caseríos de la playa San Diego se registraban 11 casos de dengue, para octubre de ese mismo año sólo había uno, lo que indicaba la eficacia de este método. Ahora han pasado más de tres años y hasta la fecha, según registros de la profesional, ningún habitante de esta zona se ha enfermado de dengue, de chikungunya y ahora de zika.

De acuerdo a datos oficiales del 24 al 30 de enero de 2016, el promedio en el índice larvario a escala nacional es de 11 por ciento (es decir, de cada 100 casas 11 tienen criaderos de zancudo); en cuanto a departamentos, La Libertad contempla el 8 por ciento y mientras informes de Salud indican que hasta las primeras cuatro semanas de este año hay 3 mil 302 casos sospechosos de zika, los mil 334 habitantes de la playa San Diego no están dentro de estas cifras.

Te puede interesar: El secreto de la isla sin casos de zika a pesar de tener el zancudo transmisor

“Esto es más efectivo porque recordemos que el abate es un químico que tiene vencimiento y la fumigación dura un momento y mata solo al zancudo adulto, pero los peces son un método natural que no puede causar ningún problema”, afirma Sosa Mancía.

El programa de control biológico funciona desde la casa comunal y conserva unos 2,500 peces, especialmente zambos; esta especie que se cría en aguas de baja salinidad a lo largo del litoral del país, y es recolectada de la bocana y de los manglares cercanos a la playa.

Iniciativa fácil de replicar

Inicialmente el programa fue lanzado para la población de San Diego, hasta que el Ministerio de Salud conoció el proyecto y decidió apoyarlo al punto que está planeando impulsarlo como plan piloto en la capital y San Marcos, dos de los municipios con más altos índices larvarios del departamento de San Salvador.

Sin embargo, desde San Diego ya se atiende a las unidades de salud de Lourdes, Nuevo Cuscatlán, Puerto de La Libertad y en el cantón Cangrejera, además del centro escolar del lugar, sitios donde se han entregado unos 25 mil crías de sambo y tilapia. “Me siento satisfecha de estar ayundando a la comunidad, trabajamos con la promotora, andamos por las casas y vemos que no hay ni un caso. Es un método muy práctico”, dice Damaris Caballero, una joven voluntaria del proyecto.

También: Los diputados cuestionan la labor de Salud para controlar el zika

Sosa Mancía como promotora de salud es bien conocida entre los vecinos y les da recomendaciones para mantener limpia la comunidad, el cuidado de los peces y la eliminación de potenciales criaderos de zancudos.

“Si un barril está lleno de larvas y usted le echa un sambito al ratito ya no tiene ni uno, porque son muy eficaces”, asegura Marina Pineda, residente del lugar. “Conociendo este método, vimos que es más servicial para nosotros; se lo recomiendo a otras comunidades”, reafirma Claudia Baires, otra vecina de playa San Diego.

Los planes a futuro

En vista que el proyecto ha sido efectivo en la comunidad, “la idea es que el Ministerio retome el proyecto para llevarlo a todo el país… tendría mucho éxito”, ambiciona la profesional. 

Lea: Científicos investigan si el zika puede transmitirse por saliva y orina

Por ahora lo que se necesitan más fondos para darle un mejor mantenimiento a los contenedores donde se crían a los peces, la compra de mejores atarrayas para su recolección, barriles y su alimentación (aunque en los hogares es suficiente con las larvas), sin embargo Sosa dice que “estamos preparados ante cualquier brote de la enfermedad”.

CIFRAS:

- 99 % de los hogares en playa San Diego utiliza peces para el eliminación de larvas de zancudos.

- 25 MIL peces se han entregado en cuatro zonas de La Libertad.

-10 AÑOS es la vida promedio de un sambo en buenas condiciones

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación