Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Utilizan material reciclado para construir casas en Sonsonate

b Los beneficiados residen en comunidades que son atravesadas por los ríos Julupe, Ceniza y Sensunapán

Las casas son construidas con tarimas desechadas por las empresas. Tendrán una vida útil de 50 años, aunque podría prolongarse según el mantenimiento. foto edh / CRISTIAN DÍAZ

Las casas son construidas con tarimas desechadas por las empresas. Tendrán una vida útil de 50 años, aunque podría prolongarse según el mantenimiento. foto edh / CRISTIAN DÍAZ

Las casas son construidas con tarimas desechadas por las empresas. Tendrán una vida útil de 50 años, aunque podría prolongarse según el mantenimiento. foto edh / CRISTIAN DÍAZ

SONSONATE. Las casas que construye la organización no gubernamental italiana África 70, junto a la alcaldía de Sonsonate para personas que residen en sitios propensos a deslizamientos e inundaciones, serán terminadas en un lapso de cuatro meses. Los trabajos comenzaron a mediados de enero.

Son 23 familias las que serán reubicadas en las viviendas que estarán en la comunidad Espíritu Santo. El terreno fue donado por la alcaldía.

La coordinadora del proyecto por parte de la ONG, Ilaria Picilli, explicó que la novedad del proyecto es que están usando material reciclado para la construcción de las casas.

La estructura primaria, pilares y vigas, son de madera; mientras que las paredes son de tarimas desechadas.

Estas han sido vendidas por empresas que funcionan en Lourdes, Colón, y compradas por la fundación a $1.50 el metro cuadrado.

A cada tarima le ponen aceite quemado para hacerla más duradera y evitar que las termitas la dañen, dijo Picilli.

Además, les colocarán una especie de malla que será cubierta por cemento. Las tarimas ya instaladas, no serán rellenadas, lo que generará una especie de cámaras aislante al calor.

"La tecnología es innovadora. El marco de la estructura primaria da la característica de ser antisísmica porque se construye una caja que es flexible", dijo la representante de la ONG.

Cada casa está valorada en $4,000; pero, todo el proyecto tendrá una inversión de $190 mil, pues también incluye la construcción de obras de mitigación en la zona y de otras 17 viviendas en el sitio conocido como Carmen Oriente.

Los trabajos en este último sitio comenzarán a finales de febrero con la terracería del terreno.

Los beneficiados tendrán aguas negras y potable, energía eléctrica y servicios sanitarios, algo con lo que actualmente no cuentan en las casas de lámina donde habitan.

Aunque hay mano de obra calificada, son los mismos beneficiarios quienes están construyendo las casas.

Ellos recibieron un taller sobre construcción que duró seis días.

Uno de los favorecidos es Ismael Ortiz, quien vive en la comunidad Bendición de Dios, a la orilla del río Julupe.

Relató que cada vez que llueve, enfrentan el temor de que su casa de lámina se inunde. Pero también padecen otro problema, reconoció.

"Donde tenemos la cocina y la mesa para comer nace agua, andamos pateando el charco", expresó el hombre, que vive con su esposa y cinco hijos entre los 5 y 15 años.

Cada lote que será entregado a las familias mide 70 metros cuadrados; mientras las casas están en una área de 50 metros cuadrados.

Contarán con dos habitaciones, baño, patio y un pequeño salón que podrá ser usado como sala-comedor.

Los dos asentamientos también tendrán casa comunal, área de recreación y huertos y granja avícola comunitarios.

Las 40 familias beneficiadas con el proyecto residente en las dieciséis comunidades donde África 70 tiene presencia en la cabecera departamental. Estas, junto a otras 36 comunidades, están catalogadas como marginales y de alto riesgo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación