Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Usurpan una zona privada al sur de Santa Ana

Los vecinos piden intervención de instituciones

Los denunciantes no especificaron las manzanas usurpadas. Foto EDH/ CRISTIAN DÍAZ

Los denunciantes no especificaron las manzanas usurpadas. Foto EDH/ CRISTIAN DÍAZ

Los denunciantes no especificaron las manzanas usurpadas. Foto EDH/ CRISTIAN DÍAZ

SANTA ANA. La usurpación de un terreno aledaño a la residencial Jardines del Rocío, al suroriente de la ciudad, mantiene preocupados a los habitantes de esta última, debido a los daños ambientales que están causando y porque no conocen la procedencia de las personas que han llegado.

Estas comenzaron a llegar al lugar desde mediados de enero. Desde entonces, muchos iniciaron a delimitar los terrenos que los dirigentes de la usurpación les han asignado.

De ellos, las personas que se mantienen en el terreno no dan nombres; solo los identifican como los coordinadores.

Uno de los afectados, Luis Orellana, explicó que el terreno es privado y que las personas en su afán por delimitar sus parcelas, han talado varios árboles.

El presidente de la Adesco, quien pidió omitir su nombre, dijo que el temor de los vecinos es porque los usurpadores no son "personas de buenas acciones y buen proceder".

"Nos sentimos amenazados socialmente; a parte de eso, el riesgo sanitario que eso implicaría si esas personas se llegan a asentar acá (terreno)", explicó, en referencia a que no tendrían los servicios básicos.

Varios habitantes de la residencial coincidieron en señalar que el área es tranquila; pero dicha sensación ha sido perturbada con la presencia de varias familias que a diario llegan al terreno para limpiar los lotes.

La mayoría de ellos se muestran esquivos cuando se les pregunta si han entregado dinero para que les den las parcelas.

Todos responden que no; pero el presidente de la Adesco manifestó que habrían cancelado entre $5 y $10 solo para recibir la tierra.

Los mismos usurpadores estiman que son cerca de 300 familias los que aspiran tener un lote.

"Acá se configuran una serie de delitos (como) la invasión a la propiedad privada que no es perseguido de oficio; pero la estafa sí. A muchas personas que les ceden esos terrenos están siendo estafadas", dijo Orellana.

Por ello, pidió la intervención de las autoridades competentes.

La alcaldía, a través del departamento de comunicaciones, consignó ayer que el 19 de marzo realizaron una inspección al lugar tras tener conocimiento de la usurpación.

Sin embargo, por ser una propiedad privada no pueden proceder, aclararon.

La Fiscalía al cierre de la nota no había confirmado si tenía una denuncia formal.

"Es alarmante. Los medios (instituciones) correspondientes deben de averiguar quiénes andan haciendo eso (entregando las parcelas)", expresó otra residente de la comunidad, Gloria de Góchez.

Juan Carlos Castro dijo que hace tres semanas recibió un lote de 10 metros de ancho por 20 de largo. Ya instaló varios pilares para construir su casa con plástico, donde prevé vivir con otro adulto y cinco menores de edad, entre los 3 y 15 años.

"Si uno tiene voluntad para que los que andan midiendo, los coordinadores, se coman una tortillita les puede regalar una cora, lo que uno pueda. Si uno no puede no hay problema", dijo el hombre quien tiene problemas de visión.

Aseguró que actualmente cancela $10 para alquilar un cuarto.

María Livorio llegó ayer con el afán de obtener una parcela.

Relató que, supuestamente, hay un "escrito" de los primeros dueños donde exponen que repartan las tierras a la gente pobre. Reconoció que no ha visto ese documento.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación