Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En Usulután ya tienen otro bachillerato acuícola

Modalidad fue abierta en complejo educativo Dr. Michael De Witte, San Hilario, Tierra Blanca

Quienes hoy se forman en acuicultura estarán más preparados para solventar problemas productivos. Foto EDH / archivo

Quienes hoy se forman en acuicultura estarán más preparados para solventar problemas productivos. Foto EDH / archivo

Quienes hoy se forman en acuicultura estarán más preparados para solventar problemas productivos. Foto EDH / archivo

Los jóvenes de Usulután, especialmente de Jiquilisco, Puerto El Triunfo, San Francisco Javier y parte del Bajo Lempa, tienen ahora otra opción para estudiar bachillerato en Acuicultura. Este año, el complejo educativo Dr. Michael De Witte, ubicado en el caserío San Hilario del Cantón Tierra Blanca, de esa localidad, empezó a impartir esa modalidad de cara al desarrollo de la producción camaronera en la zona.

El programa de estudios del bachillerato en Acuicultura está en sintonía con el del técnico en Acuicultura que brinda el Megatec de La Unión. Eso implica que, al terminar sus tres años de estudio, los bachilleres pueden cursar un año más en el instituto tecnológico superior y convertirse en técnicos en Acuicultura, informó Aníbal Chávez, director del complejo.

La acuicultura consiste en desarrollar actividades, aplicar técnicas y conocimientos de cultivo de especies acuáticas sean vegetales o animales. Además, esta práctica puede ocurrir en agua dulce o en el mar pero siempre en condiciones controladas.

Este bachillerato se suma a otros que funcionan en el Instituto Nacional de Usulután, en el Instituto Nacional de San Dionisio en Jiquilisco, el Instituto Nacional de El Carmen en la Unión, según indicó Chávez.

El director sostiene que este centro atienden, actualmente, 16 estudiantes egresados del noveno grado, que se imparte en ese complejo educativo, pero externa preocupación ante el hecho de que la población estudiantil para esa modalidad es baja, incluso en los otros institutos que ya lo vienen brindando.

"Yo, lo que, veo es que los jóvenes no tienen mayores proyecciones. No les ponen mucho interés a los bachilleratos técnicos nuevos. Todo el mundo se va a lo tradicional, al bachillerato Contador, al bachillerato General, pero estas modalidades quizá, por ser nuevas y tener poca divulgación, como que no tienen la demanda de estudiantes que deberían", citó el docente.

Eso considerando que muchos son hijos de socios de las camaroneras y el rubro está en pleno desarrollo.

El bachillerato en Acuicultura de San Hilario cuenta con cinco docentes, incluyendo una que imparte inglés.

Sin embargo, Armando Navarrete, biólogo marino que trabaja como docente investigador del Megatec de La Unión y asesora a ese bachillerato, considera que los alumnos que asisten se muestran motivados para aprender e incluso como muchos viajan de otros lugares, se está considerando conseguir una casa para que se acomoden allí de lunes a viernes.

Al consultarlo por qué se abrió esa modalidad de estudios en Jiquilisco, Navarrete señaló que es una estrategia lanzada por el Viceministerio de Ciencia y Tecnología, del Ministerio de Educación (Mined), debido a que allí está el grueso de productores de camarón.

"En la zona se produce prácticamente el 90 por ciento de camarón cultivado que se genera en el país", sostuvo.

Esta iniciativa favorece la tecnificación de las cooperativas y prepara a los jóvenes para asumir las riendas de la administración y producción en un futuro cercano.

De hecho las cooperativas que están en la zona conocida como Zompopero, a través de un convenio con el ITCA Megatec La Unión, han brindado un aporte financiero que supera los $9,700 para la instalación del laboratorio donde se investiga la calidad de agua de la zona, así como enfermedades que atacan al camarón.

El biólogo, quien dirige ese laboratorio, señala que están teniendo apoyo del viceministerio en mención.

"Se ha invertido este año $52 mil dólares, el año pasado $14 mil y creemos que vamos a terminar de equipar el laboratorio para los propósitos que se requieren, con unos $24 mil para este año", indicó Navarrete, tras comentar que el laboratorio también sirve de escuela para los alumnos del bachillerato acuícola.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación