Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En Usulután le apostarán a la prevención del delito

Comuna de la localidad firmó convenio con USAID para programas

Autoridades de la alcaldía de Usulután firman convenio de cooperación para programa de prevención de la violencia . Foto EDH / carlos segovia

Autoridades de la alcaldía de Usulután firman convenio de cooperación para programa de prevención de la violencia . Foto EDH / carlos segovia

Autoridades de la alcaldía de Usulután firman convenio de cooperación para programa de prevención de la violencia . Foto EDH / carlos segovia

USULUTAN. Desde inicios del año, el departamento usuluteco registra una marcada racha de violencia, contabilizando hasta finales de febrero 55 homicidios, cifras que lo posicionan en estos comentos como el departamento más violento de la región oriental.

Esa realidad es la que las autoridades locales de la cabecera buscan revertir, a través de programas de prevención de la violencia con énfasis en los jóvenes.

Por tal razón, ayer la comuna usuluteca firmó un convenio de cooperación con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), con el que buscan crear programas de prevención de la violencia en siete comunidades de alto riesgo de Usulután.

El alcalde de la localidad, Francisco Meardi, sostuvo que la ayuda la gestionaron desde hace un año y las siete comunidades que calificaron para entrar en el programa por sus altos indices de violencia son la colonia Altamira II, La Presa, barrio El Calvario, San Juan Bosco II, La Poza Córdoba y el cantón Puerto Parada.

En estas comunidades, USAID junto a la comuna y otras instancias, invertirán más de un millón de dólares en dos años, para tratar de evitar que los jóvenes que ahí viven se involucren en actividades ilícitas.

"Queremos que los jóvenes tengan sitios donde contar con opciones para poder salir adelante, para que no vean a la violencia como la única opción para poder sobrevivir", indicó Meardi.

La idea es construir siete centros de alcance a los que llamarán "Por Mi Barrio", donde los jóvenes tendrán la oportunidad de aprender un oficio, practicar el uso de las computadoras, aprender a tocar instrumentos musicales y otras actividades de carácter deportivo, que les permitirán incorporarse a espacios sanos y lejos de los ambientes hostiles de la violencia.

"Queremos sacar a los jóvenes de la calle y en consecuencia, que se pongan a hacer cosas más propositivas", indicó Meardi.

Agregó que el objetivo principal es permitirle a los jóvenes usulutecos la oportunidad de soñar con una vida mejor, lejos de la violencia.

Los representantes de USAID indicaron que durante estos dos años trabajarán alrededor de seis estrategias para contrarrestar los 13 factores de mayor riesgo en los que viven los jóvenes de las comunidades dentro del programa.

Harol Sibaja, representante de USAID, explicó que "muchos de los jóvenes que se refugian en las pandillas lo hacen por falta de cariño, por falta de espacios, por falta de compresión y por los ambientes en los que han crecido, donde carecen de oportunidades."

Agregó que la idea es poder llegar a los jóvenes vulnerables y ofrecer las oportunidades, comprensión y atención que requieren, para evitar que se mantengan en actividades ilícitas.

"USAID invierte más de 525 mil dólares en el proyecto durante dos años, para poder construir las casas clubes y aportar con los programas de prevención", dijo Sibaja.

En el proyecto también participarán las autoridades policiales de la localidad, además de los líderes de las comunidades a través de las Asociaciones Comunales, iglesias, empresa privada y algunas Organizaciones No Gubernamentales (ONG).

El programa también se lleva a cabo en el municipio de La Unión, en donde USAID apoya a siete comunidades en riesgo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación