Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Usuarios de la Anda reclaman por fallas en el abastecimiento de agua

Afectados reportan problemas en San Salvador, Sonsonate y Santa Ana

María Rodríguez llenó la pila luego de 3 meses de servicio irregular de agua, aunque ayer solo cayó por tres horas.

María Rodríguez llenó la pila luego de 3 meses de servicio irregular de agua, aunque ayer solo cayó por tres horas.

María Rodríguez llenó la pila luego de 3 meses de servicio irregular de agua, aunque ayer solo cayó por tres horas.

Cuando se paga por un servicio, los ciudadanos esperan recibir lo mejor, pero no ocurre así con el suministro de agua que provee la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda). Y es que, irónicamente, cancelan por algo que tienen meses y algunos hasta años de no recibir en sus casas.

A diario, centenares de personas reclaman por la escasez del servicio. Tanto así que se constató que habitantes de San Salvador, Santa Ana y Sonsonate reportan problemas de agua.

Los afectados coinciden que los inconvenientes son que no les cae agua, de llegar el recurso es por tiempo limitado (una o dos horas), a veces reciben el agua sucia y en los recibos les cobran mucho más de lo consumido.

La familia Méndez habita en la residencial Samalia, sobre la calle San Antonio Abad, en la capital. Ricardo es el jefe de la familia y cuenta que con ilusión compraron la casa en la zona.

Lo que no se imaginó fue que debería enfrentarse a la escasez de agua que impera en la residencial. "Tengo dos niños y a diario lavamos su ropa, los bañamos. El agua es vital para la higiene de los niños y para la nuestra", asegura el afectado.

Su vecina María Rodríguez reafirmó su versión y contó que en los 16 años que lleva en el lugar, "nunca habíamos padecido tanto".

Los residentes han llamado al centro de llamadas de la Anda para denunciar que por tres meses consecutivos el agua les ha faltado.

Afirmaron que la autónoma les ha pedido que envíen una carta con los números de contadores de los vecinos.

Precisamente ayer les cayó tres horas el agua por la mañana, lo que Rodríguez agradeció y mostró con alegría su pila llena de agua. "Tengo meses de no ver mi pila así. Ruego que mañana (hoy) ya no nos la quiten", agregó.

La Unidad de Comunicaciones de la Anda adjudicó el problema al robo de una tubería que están cambiando en la zona sur de la capital y aseguró que, en los próximos cuatro días, le regularán el servicio.

Además, se les preguntó si habían informado a los lugareños de los inconvenientes y no respondieron, pero ayer a las 6:10 p.m. anunciaron, a última hora, la problemática.

En las redes sociales de elsalvador.com se sumaron quejas similares en contra de la autónoma.

Enrique Doradea escribió que en la colonia Providencia, en la zona del Zoológico, no tienen agua desde hace tres días.

Afectados en el occidente

Las dificultades en la colonia 14 de Diciembre, en Sonsonate, también son por el desabastecimiento del recurso.

José Flores manifestó que hace una semana que no les cae agua todo el día. "Ojalá la Anda nos descontara en el recibo los días que no nos presta el servicio, pero no, a veces hasta más nos cobran", relató.

La santaneca María Jiménez tiene más de ocho años de vivir en la colonia Lucila, al poniente de la ciudad. Asegura que desde que llegó ha tenido que desvelarse para poder abastecerse de agua potable.

Explica que este lugar el servicio llega únicamente en horas de la noche.

"Nos afecta porque tenemos que estar pendientes de la hora que venga el agua y levantarnos a llenar, algunos casi no dormimos", indicó la afectada.

Jiménez se considera afortunada de vivir a la entrada de la colonia, pues la presión de agua es suficiente para llenar rápido sus recipientes, no así quienes viven en las zonas más altas, en donde tienen que esperar hasta las 3:00 de la madrugada para poder servirse del agua.

"Aquí ( en la colonia), los de allá arriba tienen que esperar a que nosotros llenemos porque si no, a ellos no les cae (el agua). Ya han venido a las 2:00 o 3:00 de la mañana a pedirnos de favor que cerremos los chorros", manifiesta.

En su vivienda, María tiene tres pequeñas pilas, las cuales llena cada noche para tener durante el día agua suficientes para realizar las tareas del hogar.

Otros habitantes confirmaron esta situación, incluso recordaron que la autónoma les ha negado el servicio de las pipas cuando el presidente de la directiva comunal no se encuentra en su casa, pues necesita "que haya una solicitud firmada".

No muy lejos de allí, los residentes de la residencial Bella Samaria también se quejan de los horarios irregulares en que dicha institución les brinda el servicio de agua.

"A veces el agua se va en la noche y no tiene hora de caer, algunos días lo hace en la mañana y otras en la tarde, es bien irregular", comenta uno de los afectados, Omar Morán, residente en la senda uno de esta colonia.

En este lugar, muchas familias han optado por instalar cisternas para mantenerse abastecidas durante el día.

Los residentes explican que, pese a la irregularidad del servicio, el cobro siempre llega puntual, pero el agua sigue faltando en sus hogares.

Carlos Arévalo, de la colonia 15 de Septiembre, comenta que tiene que pagar entre $15 y $20 mensuales por el servicio de agua, cuando a veces lo recibe en el día, otros días en la noche y, otras tantas, ni siquiera lo recibe.

Los afectados exigen un servicio eficiente a la Anda.

Más quejas

Otra situación que aqueja a los santanecos es la tardanza en la atención a los problemas del servicio de agua potable.

Por ejemplo, en el pasaje El Páramo de la colonia Río Zarco, los habitantes aseguran que frecuentemente hay ruptura de tuberías de agua y que a pesar de que se notifica a la autónoma, ésta tarda varias semanas en enviar trabajadores para atender la situación.

"Aquí bien seguido se arruinan las tuberías, los señores de Anda vienen cuando les da la gana y, a veces, ni tapan los hoyos que abren. A nosotros nos toca echarles tierra", manifestó uno de los afectados, Carlos Rivas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación