Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Urge restaurar escuela que representa peligro para 1,367 estudiantes

Infraestructura fue construida hace ochenta y seis años. No la reparan pese a que es considerada Patrimonio Cultural.

Centro Escolar Estado de Israel

Unos 1,367 alumnos se encuentran en peligro al rebibir clases en las deterioradas paredes del centro de estudios. | Foto por Cristian Diaz

Unos 1,367 alumnos se encuentran en peligro al rebibir clases en las deterioradas paredes del centro de estudios.

Diez años de gestión han sido insuficientes para que las entidades correspondientes intervengan un edificio que data de 1929 y que está deteriorado, pero que siguen usando para impartir clases en el Centro Escolar Estado de Israel, en Nahuizalco, Sonsonate.

La infraestructura está considerada como Patrimonio Cultural, lo que ha representado el principal obstáculo para que sea reparada.
La misma es de lámina y madera, que ya cumplieron su vida útil tras 86 años de construcción.

La zona norte del edificio dejó de ser utilizada porque es la parte más dañada. En dicha área se ve a simple vista la madera podrida y sólo la armazón de la estructura. La lámina está rota.

Mientras que la parte que aún es utilizada ha sido “remendada” por los mismos docentes ante la necesidad de ocupar los espacios y atender la demanda de alumnos.

En ella funcionan tres aulas donde a diario reciben sus clases 225 estudiantes de seis grados.

“El problema que enfrentamos es que cada año se va deteriorando más y es bien difícil mantener a nuestros estudiantes en ese sector. La situación es que como que si no le han tomado mucha importancia a este edificio y a nuestra institución. El daño que tiene el edificio es bastante grande ya que ahora caen los pedazos de tabla del techo y las paredes”, lamentó la directora, Alma Gómez.

La petición de la comunidad educativa es que sea restaurado porque reconocen el valor histórico que tiene el edificio. Pero pidieron que se haga a corto tiempo por el peligro que representa.

Por la infraestructura deteriorada deben de cruzar los 1,367 alumnos que estudian desde parvularia hasta noveno grado, para salir o entrar a la institución ya que es el único acceso.

Irónicamente, pese a los daños que presenta, es la salida de emergencia ante alguna eventualidad, de acuerdo a la señalización que ha colocado la escuela.

La directora pidió la construcción de aulas para atender a los grados en caso de que las autoridades competentes no restauren el edificio.

El ministro de Educación, Carlos Canjura; y el secretario de Cultura de la Presidencia, Ramón Rivas, visitaron recientemente el lugar para conocer la problemática tras un acto cívico que se realizó en Nahuizalco.

Rivas dijo que investigará a través de Dirección Nacional de Patrimonio para conocer el expediente del caso ya que desconoce qué se hizo en el pasado; además para que se tomen “las medidas pertinentes”.

Sin precisar una cifra, reconoció que se requiere de “una considerable inversión” para la restauración de un inmueble patrimonial que por muchos años no ha sido intervenido. Consideró que en los últimos cincuenta años no se ha hecho nada por el edificio y que los “remiendos” realizados no tienen nada que ver con la estructura original. Reconoció que el deterioro es grande.

“Naturalmente esto debe de llevarse a cabo (restauración) y debe de suceder lo más pronto posible porque sí se constata que puede ser hasta un riesgo para los niños que entran y salen porque curiosamente es la única puerta de entrada y salida”, expresó el secretario de Cultura.

Recordó que como entidad sólo regulan y dictan el resultados de la evaluación y que en este caso, es el propietario del inmueble quien debe de responder por este.

El ministro de Educación, Carlos Canjura, se limitó a decir que “como dice el secretario de Cultura esto está declarado como Patrimonio Cultural y sí creemos que esta parte (la dañada) es delicado utilizarlo como centro escolar”. Agregó que buscarán qué tipo de solución darle al problema. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación