Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Urge construir un puente sobre río en Ahuachapán

b Conductores de vehículos son los más afectados; deben de pasar río

Cuando el río crece, es imposible que los automotores crucen la zona. Los afectados exigen a las autoridades una obra a corto plazo que resuelva el problema. Los afectados son más de 3,00 personas. Foto EDH / Cristian Díaz

Cuando el río crece, es imposible que los automotores crucen la zona. Los afectados exigen a las autoridades una obra a corto plazo que resuelva el problema. Los...

Cuando el río crece, es imposible que los automotores crucen la zona. Los afectados exigen a las autoridades una obra a corto plazo que resuelva el problema. Los afectados son más de 3,00 personas. Foto EDH / Cristian Díaz

AHUACHAPÁN. Automovilistas que van de la ciudad al cantón El Jícaro, o viceversa, quedan sin paso cuando el río Ashuquema crece, ante la falta de una estructura que les permita seguir el recorrido en un tramo en el que el nivel del río alcanza los seis metros de altura.

Los peatones tienen la opción de utilizar una pasarela que está a unos cincuenta metros del puente que se dañó durante la tormenta E12, ocurrida en octubre de 2011.

Sin embargo, el paso de vehículos es indispensable debido a que son largas distancias las que deben de recorrer para llegar a sus destinos.

Muchos llevan compras de la ciudad y del cantón sacan sus cosechas hasta el pueblo.

Los afectados son vecinos de los caseríos El Centro, El Carrizal, El Retiro y La Cumbre; todos del cantón El Jícaro.

Aunque han realizado gestiones ante el Ministerio de Obras Públicas (MOP) y la alcaldía para que construyan un nuevo puente, no han tenido una respuesta positiva.

Hay conductores que optan por cruzar el afluente cuando comienza a crecer.

Pero reconocen que es un riesgo, pues alguna repunta puede arrastrar el vehículo y a sus ocupantes.

Jorge Rodríguez, quien reside cerca del problema, expresó que hay ocasiones que deben de esperar hasta 15 días para que baje el nivel del agua.

Cuando eso sucede, hay estudiantes que dejan de asistir a sus escuelas por la falta de transporte, relató Rodríguez.

El MOP consignó que el camino es municipal, pero serán ellos los que intervengan aunque aún no hay fecha para la ejecución de las obras.

La fuente informó que están reuniendo información para gestionar un paquete de puentes nuevos que se requieren en diferentes sitios del país.

Para el caso de la estructura que conduce hacia cantón El Jícaro, se requiere una inversión aproximada de $563 mil.

Será un puente modular de 42 metros de largo el que prevén instalar.

Aunque se intentó hablar sobre el tema con el alcalde de Tacuba, Joel Ramírez, no se ubicó en la alcaldía y tampoco contestó las llamadas.

Obras

El MOP informó que entre noviembre y diciembre de 2012 realizó una apertura de 350 metros de calle para llegar al puente y otros 500 metros de vía fueron mejorados.

Sin embargo, en junio pasado, los mismos habitantes realizaron trabajos para facilitar el paso de los vehículos sobre el río.

Raúl Milla, quien hace viajes hacia el cantón, dijo que con la ayuda de la comunidad y de personas altruistas lograron reunir 200 bolsas de cemento.

Con estas hicieron una estructura sobre una parte del río para evitar que las piedras dificultaran el paso.

Fueron cuatro días los que las personas estuvieron haciendo las obras. No fue fácil porque todas son de escasos recursos y tuvieron que dejar de ir a cultivar sus tierras, de cuyas cosechas subsisten, dijeron.

Los pobladores reconocieron que la medida es paliativa, ya que están conscientes de que cuando aumente el caudal del afluente, lo realizado servirá de muy poco para circular en el sitio.

Milla expresó que la falta de lluvia, en lo que va del invierno, ha impedido que el río crezca como en otros años.

Pero aseguró que es urgente la construcción del puente y la intervención de otros tramos de la calle que son de difícil acceso.

Estos últimos también son mejorados por la misma comunidad. Se reúnen en grupos de hasta 130 personas para hacer los trabajos.

Cuando la lluvia se los permite, el grupo de personas que se dedica a hacer viajes, deja sus vehículos en los extremos de la estructura colapsada para no interrumpir el traslado de las personas.

Pero los dueños de los vehículos particulares deben de esperar a que el caudal del afluente baje pasa seguir utilizándolos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación