Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Unionenses rechazan el nombre de un estadio

Ciudadanos dicen que hay personajes locales que pudieron ser consideradas

En la imagen, Ciryl Díaz junto al edil de La Unión Ezequiel MIlla. La alcaldía aclara que el nombre del estadio lo puso INDES, pues el inmueble es de su propiedad. foto edh / insy mendoza

En la imagen, Ciryl Díaz junto al edil de La Unión Ezequiel MIlla. La alcaldía aclara que el nombre del estadio lo puso INDES, pues el inmueble es...

En la imagen, Ciryl Díaz junto al edil de La Unión Ezequiel MIlla. La alcaldía aclara que el nombre del estadio lo puso INDES, pues el inmueble es de su propiedad. foto edh / insy mendoza

LA UNIÓN. Las Crucitas es el nombre que pobladores de La Unión sigue dándole al estadio de béisbol de la cabecera, pese a que recientemente fue reinaugurado por las autoridades del Instituto Nacional de los Deportes y bautizado con el nombre del pelotero nicaragüense, Cyril Errington Díaz.

El que el estadio fuese nombrado por INDES en honor a un extranjero, causó mucha molestia a la ciudadanía, pero más aún, las declaraciones de Pablo Ventura, presidente de la Federación de Béisbol, quien dijo que hasta el momento, en La Unión, aparte del pelotero nicaragüense, "no hay nadie que pueda hacerse creador de ese estímulo o reconocimiento" .

Un grupo de unionenses, entre ellos profesores de educación física, como Alex Martínez y Doroteo Hernández, han expresado su rechazo a la que consideran una imposición, pues no hubo consulta ciudadana.

Ambos opinan que La Unión le ha dado mucho aporte a esa disciplina con destacados jugadores en las Grandes Ligas de Estados Unidos, como Wilmer Villatoro, pero además de ciudadanos que aportaron desde que la cancha empezó como un predio rústico donde los niños y jóvenes jugaban.

El alcalde de La Unión, Ezequiel Milla, dijo no compartir la idea de INDES de dedicar el estadio a una persona que no es de La Unión, pero que "sé que el presidente de INDES, Jaime Rodríguez, comprenderá el malestar de buena parte de la población".

Aseguró que el nombre del inmueble lo puso INDES, en primera instancia, porque es un escenario de esa institución y segundo, porque fueron ellos quienes cubrieron los costos de la remodelación.

"La decisión de nombrar el escenario es de INDES. La alcaldía nada puede hacer en ese sentido más que informar a las autoridades que hay molestia en los habitantes porque el escenario no lleva el nombre de un originario de La Unión", dijo Milla.

Lorena Margarita Viscarra, arquitecto del INDES, dijo que el aporte que hizo la institución fue de 27 mil 661 dólares y que los trabajos que se hicieron fueron la colocación de la malla ciclón para los graderíos, pintura, cielo falso, sanitarios y muro perimetrales.

En relación al nombre del estadio, Viscarra agregó "nosotros somos muy respetuoso de las autonomías de la Federación, pero la propuesta, la solicitud y la formulación, fue exclusivamente de la Federación. Como INDES únicamente fuimos los canalizadores, no tuvimos mayor protagonismo en el nombre".

Raúl Castro, expresidente de la Sub federación infanto juvenil de béisbol de La Unión, dice que se debe buscar de alguna manera el desarrollo local a través del deporte y sobre todo, dejar plasmado en la historia el nombre de quienes han dejado huella en el deporte.

Castro dice que Cyril siempre fue visto como un eterno rival que venía a jugar contra los equipos de La Unión y que "aunque tiene su trayectoria y ha hecho sobresalir el país, pero hay una realidad que ese nombre nadie lo puede pronunciar".

Otros ciudadanos aseguran que el nombre del estadio seguirá siendo Las Crucitas.

"Aquí nos vienen a imponer, si tantas eran las ganas de enaltecer el nombre de Cirilo, lo hubieran puesto a otra cancha, en otro lugar del país, no aquí, porque tenemos a cipotes que nos han representado a nivel internacional", dijo Daniel Maldonado, ciudadano molesto.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación