Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Unidades de salud saturadas por descentralización de hospitales

Unidades atienden más consultas, curaciones y medicinas con los mismos presupuestos

Las unidades médicas San Carlos y San Carlos Borromeo reciben pacientes que no atienden en el hospital. Foto edh / Insy Mendoza

Las unidades médicas San Carlos y San Carlos Borromeo reciben pacientes que no atienden en el hospital. Foto edh / Insy Mendoza

Las unidades médicas San Carlos y San Carlos Borromeo reciben pacientes que no atienden en el hospital. Foto edh / Insy Mendoza

LA UNIÓN. Falta de médicos, carencia de medicinas, larga espera y saturación de pacientes en las unidades de salud San Carlos Borromeo y la del barrio San Carlos, son solo dos consecuencias que ha generado la descentralización de los servicios hospitalarios que el Ministerio de Salud inició a mediados de febrero.

El ministerio del ramo determinó, a fin de acostumbrar a la ciudadanía que usa el hospital nacional, que desde de febrero la consulta externa, curaciones, inyecciones, control materno, control de crecimiento infantil, entre otros servicios, serán tratados en las esas unidades de Salud.

El objetivo es el evitar saturación de pacientes en el nosocomio.

El director del Sistema Básico de Salud Integral (Sibasi) La Unión, Armando Martínez, confirmó que ya empezaron a descentralizar los servicios del hospital con la idea de que la población entienda que una vez terminado el nuevo hospital, el cual se está construyendo, no será en ese sitio en donde buscarán atención médica, a menos que sea especializada.

Pese a que la saturación del hospital la han enviado a las unidades de Salud, éstas siguen funcionando con la misma estructura que antes de descentralizar los servicios.

Eso ha generado larga espera de pacientes para ser atendidos, carencia de doctores, falta de medicamentos y saturación total de los servicios.

Una de las unidades de mayor demanda siempre ha sido la del barrio San Carlos, que atienden a un aproximado de 100 personas a diario.

Darwin López, director de la unidad, dijo que han previsto dos situaciones tras la descentralización de los servicios del hospital de La Unión.

El primer aspecto previsto es que las cifras de pacientes y consultas se les van a incrementar.

A eso agregan que el aumento será mayor si toman en cuenta que la unidad de salud San Carlos Borromeo trasladará su sede a colonia Los Rubios, en donde construyen su edificio.

Esa afirmación la hace porque muchos de los pacientes tendrán temor de ir a consultar a esa clínica debido a que se encuentra en una zona controlada por pandillas, y lo harán en la San Carlos.

Otro aspecto previsto es que requerirán de, por lo menos un ginecólogo, ya que las consultas generales como el control materno e infantil, ya no los atenderá el hospital, lo que significa que cada unidad debería tener al menos un ginecólogo.

"Los incrementos son notables, en el turno de la mañana se ven hasta 95 pacientes y 54 por la tarde (y) para eso estamos trabajando cuatro doctores, dos de servicio social", dijo López.

Agregó que hay gente que no tendrá paciencia para esperar varias horas para ser atendido "porque es con base a orden de llegada y se irán".

Una muestra de ello es el caso de Rosa María González, quien fue al hospital a consulta general y le manifestaron que ya no la podían atender .

La enviaron a la unidad de San Carlos, conocida también como La Playa. "Esa clínica siempre ha pasado llena y hoy es exagerado, debemos esperar muchas horas, total que siempre el más afectados somos el pueblo", dijo.

El doctor López dijo que en las unidades el médico y las enfermeras tiene que estar anotando pacientes, buscando expedientes, lo que satura aún más el trabajo.

"A veces tengo que levantarme a traer a mis pacientes porque las enfermeras no tienen tiempo de llamarlos y así entre todos tratamos de ayudarnos para lograr darles la atención a toda la población que viene", explicó López.

En la unidad de La Playa les hace falta un encargado de archivos para ayudarle a la secretaria con los más de 100 pacientes que atienden al día, necesitan un médico más, un ginecólogo para ver a las embarazadas, y un pediatra para la atención de los niños, y dos enfermeras más.

Mientras tanto, Leonardo Castillo, director de la unidad San Carlos Borromeo, aseguró que ya empieza a ver las dificultades de la descentralización de servicios en el hospital. "Los nuevos controles de embarazadas que lleguen y los niños en el área de pediatría las enviarán a una de las dos unidades, todas las curaciones y vacunaciones pasarán a nosotros", dijo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación