Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Una vida de servicio en la asociación

Erick Ortiz ingresó a la Asociación de Caballeros del Santo Entierro cuando apenas tenía 15 años. foto edh / JENNY VENTURA

Erick Ortiz ingresó a la Asociación de Caballeros del Santo Entierro cuando apenas tenía 15 años. foto edh / JENNY VENTURA

Erick Ortiz ingresó a la Asociación de Caballeros del Santo Entierro cuando apenas tenía 15 años. foto edh / JENNY VENTURA

José Isabel González, de 78 años, tiene 55 de perteneciendo a la Asociación de Caballeros del Santo Entierro.

El hombre es fiel testimonio de perseverancia y trabajo, porque fue nombrado por 12 años como presidente y el resto fungió como tesorero o secretario.

González recuerda con exactitud que ingresó a la Asociación en 1958 y desde entonces su trabajo dentro y fuera de la congregación ha sido bien visto por los demás miembros.

"Tenía 23 años cuando ingresé. Ya estaba casado y por costumbre decidí meterme a la Asociación porque tanto mi abuelo como padre eran muy católicos", aseguró González.

Detalló que no tiene planes de salirse de la Asociación porque ha encontrado en ella una oportunidad para servir en las actividades que se realizan en Semana Santa.

"No tengo idea, ni siquiera lo pienso salirme de la asociación todavía. Ahí espero morir junto con todo aquello que se me brindó oportunidades y trabajo", dijo.

Mientras que Erick Salvador Ortiz, otro miembro, por vocación tomó la decisión de ingresar a la Asociación cuando tenía 15 años de edad.

"Fui el primero y único miembro en entrar tan pequeño a la Asociación y me aceptaron porque vieron en mí muchas ganas de colaborar y trabajar", argumentó Ortiz.

En 1986, año que recuerda Ortiz como si fuera ayer, entró a la Asociación y desde entonces fungió en cargos de presidencia, tesorero y secretaría.

"La labor que uno hace dentro de la asociación es para consagrar nuestra religión católica y poder servir sin esperar nada a cambio más que la bendición de Dios", aseguró Ortiz.

Edgar Vargas, quien funge actualmente como tesorero, recuerda a detalle el día en que ingresó a la Asociación, porque todos los miembros lo felicitaron por tomar la decisión de estar dentro.

"Nos hemos acostumbrado a que cada miembro nuevo tiene que ser bien recibido dentro de la Asociación, eso le da la confianza para hacer bien su trabajo", finalizó.

Hoy ellos confían en que más católicos se incorporen a la institución.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación