Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tras fracaso de Asigolfo algunos alcaldes quieren abandonarla

Algunos de sus miembros aseguran que el fracaso de la Asociación se debe a la mala administración

Las instalaciones donde funcionó la oficina de Asigolfo están abandonadas y lucen deterioradas. Foto EDH / Insy Mendoza

Las instalaciones donde funcionó la oficina de Asigolfo están abandonadas y lucen deterioradas. Foto EDH / Insy Mendoza

Las instalaciones donde funcionó la oficina de Asigolfo están abandonadas y lucen deterioradas. Foto EDH / Insy Mendoza

LA UNIÓN. Los más grandes proyectos que 12 alcaldías de La Unión y una de San Miguel constituyeron, la Asociación Intermunicipal del Golfo de Fonseca (Asigolfo), fueron el relleno sanitario, que funcionó hasta 2008, y la edificación de un hostal en la isla Meanguera del Golfo, ese mismo año, pero que nunca despegó.

Por ello, algunos de sus fundadores quieren dejar de formar parte de la asociación, pues consideran que con el cierre del relleno por parte del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Marn) y el no despegue del proyecto turístico, la asociación ha fracasado.

La idea al asociarse era generar progreso, desarrollo e ingresos a sus municipios, mediante proyectos de beneficio social o que potenciaran el turismo en sus localidades, pero como esto no se dio, al menos cuatro munícipes que integraron la Asociación hablan de fracaso total y por lo cual prefieren retirarse.

Los alcaldes que sostienen que Asigolfo es un fiasco son Nelson Urías, de Pasaquina; Ezequiel Milla, de La Unión; Jesús Medina, de Conchagua; y Hebert Flores, de El Carmen.

Todos consideraron que Asigolfo fracasó debido a la mala administración.

La Asociación fue fundada en 2004 y las comunas socias en ese momento fueron La Unión, Conchagua, Intipucá, Meanguera del Golfo, Pasaquina, El Carmen, Yayantique, San José de La Fuente, Santa Rosa de Lima, Bolívar, San Alejo, Yucuaiquín; y Chirilagua, de San Miguel.

Cada alcaldía inició aportando una cuota mensual de 838.35 dólares para mantener la oficina que aún tienen en Conchagua, y para el pago de los empleados administrativos y de campo. Ahora solo quedan el gerente y otro trabajador.

A 10 años de su fundación, los ediles de Pasaquina, La Unión, Conchagua y El Carmen prefieren abandonar la Asociación, ya que no quieren ir de un fracaso a otro.

Obras fracasadas

Sobre el tema de los proyectos ejecutados, que a su criterio fueron un fracaso, resaltan el relleno sanitario que fue cerrado, porque la administración de entonces no superó las observaciones que el Marn hizo para permitir que siguiera funcionando.

Entre dichas recomendaciones estaba mejorar las pilas para los líquidos lixiviados, así como aumentar la capacidad de las celdas para el tratamiento de los desechos, entre otros.

A su frustración suman el hostal construido con fines de desarrollo turístico en Meanguera del Golfo, que reiteran nunca funcionó, pese a los miles de dólares invertidos en edificarlo y tratarlo de impulsar para que despegara económicamente con el impulso del turismo.

En la actualidad la comuna de Meanguera está tratando de retomar el proyecto, pero requiere de mucha inversión. El hostal fue construido con cooperación internacional y a un costo superior a los 187 mil dólares.

Para los alcaldes que ya no quieren formar parte de Asigolfo, una de las principales deudas con los habitantes de los municipios miembros es la construcción de un nuevo relleno sanitario.

Oficinas descuidadas

En la actualidad las oficinas de la Asociación lucen descuidadas y hasta con maleza en el patio, mientras que los carros que lograron comprar están abandonados y solo funciona el que usa el gerente, José Benítez, que tomó la administración en 2013.

El actual presidente de la Asigolfo, Inmar Barrera, alcalde de San Alejo, dijo que son pocos los alcaldes que llegan a las reuniones, por lo que consideró que es posible que la Asociación se pueda dejar sin efecto.

De hecho, el alcalde de La Unión, Ezequiel Milla, renunció en julio de 2013 a la sociedad, porque consideró que era un fracaso seguir en ella, pues no le generaba nada productivo a su municipio.

"Renunciamos, porque no estábamos viendo los resultados como municipio al ser miembros de Asigolfo, a tal grado que no se veía reflejada la cuota que como asociación estábamos pagando y se considera un gasto innecesario", justificó el edil.

Según Milla, algunos alcaldes socios y gerentes usaron Asigolfo como un lugar para realizar viajes fuera del país.

Sobre ese punto, el alcalde de El Carmen, Hebert Flores, dijo que la Asociación tenía algunas entradas de dinero de las aportaciones de las alcaldías y asegura que hubo un desorden de los gerentes o administradores.

Flores argumenta que ninguno daba reportes mensuales de las entradas de dinero.

"Hubo una auditoría a la administración del ingeniero Ricardo Jiménez, y se hicieron algunas observaciones como falta de algunos acuerdos, eso es lo único que recuerdo", aseguró.

Por su parte, Jesús Medina, jefe edilicio de Conchagua, también es de la idea que Asigolfo continúa siendo un desencanto para sus colegas de la región y que los más prudente es cerrarla.

Medina sostuvo que el problema fue que los ediles dejaron en manos de los empleados el manejo de la Asociación, lo cual fue un gran error.

"En 2009 Asigolfo era más que un cadáver, había un total desorden a tal grado que había un tractor que fue desmantelado, lo dejaron perder por la falta de administración", dijo.

Mientras que Nelson Urías, alcalde de Pasaquina, opinó que el asocio fue un fiasco.

El haber perdido el relleno sanitario, el no haberse logrado uno nuevo y no haber construido el rastro intermunicipal, es un fracaso, afirmó.

Solo Ricardo Jiménez, uno de los exgerentes de Asigolfo, manifestó que ningún de los proyectos fracasó. El caso del relleno fue boicot de parte de otros interesados en el manejo de desechos a nivel nacional, y sobre el hostal, financiado con la cooperación internacional, tampoco lo considera frustración, porque fue concluido.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación