Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tereseños unidos por el recuerdo y la hermandad

Por décimo año consecutivo la Asociación de Tereseños (Astere) se reunieron, esta vez en el corazón del cantón Santa Teresa

Los exhabitantes llegaron de diferentes puntos del país y también residentes en el extranjero.

Los exhabitantes llegaron de diferentes puntos del país y también residentes en el extranjero.

Los exhabitantes llegaron de diferentes puntos del país y también residentes en el extranjero.

Cerca de mil exhabitantes del cantón Santa Teresa, del municipio de Potonico, en Chalatenango, quienes se auto denominan con el apelativo de "exiliados", se reunieron ayer para recordar la buena convivencia que tuvieron en ese lugar que los albergó en la década de los años 70.

Según narró la presidenta de Astere Blanca Elena Tobar de Barriere, en el año 2002 surgió la idea de crea la institución para visitar como grupo el lugar que fue anegado por la construcción de la represa Cerrón Grande hace ya 38 años.

Niños, jóvenes y adultos, estos últimos testigos de lo que ahora se conoce como "La ciudad pérdida" comparten las nostálgicas historias que vivieron con los vecinos, sus padres y abuelos.

Este año no fue la excepción y los tereseños de todas partes del país, así como los que residen en diversos países del mundo como Australia, España, Suecia, Costa Rica, Panamá, Estados Unido y otros más, se unieron a este convivio que les permite hacer un viaje en el tiempo para evocar momentos inolvidables.

Emotiva fiesta

Al son de la banda regimental de Chalatenango, las batucadas, quiebras de piñatas, reparto de juguetes, todos los asistente disfrutaron de este reencuentro que es único a nivel nacional.

Asimismo, entregaron reconocimientos a tereseños destacados y se rindió un homenaje póstumo a quienes ya partieron de esta tierra.

También se expuso el arte tereseño a cargo de 20 artesanas que trabajan el bordado en relieve.

De igual manera se ofició la Santa Misa de acción de gracias, en el predio que ocupó la iglesia de Santa Teresa y donde aún yace el viejo campanario, lugar que es considerado parte del patrimonio cultural.

No hubo toques de campanas, sin embargo, la solemnidad se hizo presente entre los asistentes.

El objetivo de Astere es honrar la memoria colectiva, la solidaridad y honradez que desde siempre caracterizó a esta comunidad, pero sobre todo preservar los lazos de fraternidad a través de las generaciones.

La Asociación está conformada por las familias originarias del lugar, dirigidas por la segunda, tercera y cuarta generación, con el objetivo de reunificar la diáspora asentada localmente y los que emigraron al extranjero debido al conflicto armado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación