Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tardarán tres días en habilitar reservorios

Protección Civil dice que tendrán que estar limpiándolos después de cada tormenta, porque deslaves no cesarán.

Los trabajos se hacen con personal y maquinaria del MOP y recursos de la municipalidad. Foto EDH / douglas urquilla

Los trabajos se hacen con personal y maquinaria del MOP y recursos de la municipalidad. Foto EDH / douglas urquilla

Los trabajos se hacen con personal y maquinaria del MOP y recursos de la municipalidad. Foto EDH / douglas urquilla

SAN MIGUEL. El Ministerio de Obras Públicas junto a la municipalidad inició ayer la limpieza de reservorios y dos diques que fueron copados de lodo tras la tormenta de la noche del miércoles.

Se trata de obras de mitigación que comenzaron a construir a finales de junio y que tardaron 15 días en hacer, para evitar que los deslaves llegaran hasta al menos dos comunidades que están en serio peligro.

Ayer Wilfredo Salgado, alcalde migueleño y presidente de la comisión municipal de Protección Civil, señaló que los trabajos de limpieza tardará por lo menos tres días.

Sin embargo, señaló que la situación de vulnerabilidad es tan grande que sospecha que después de cada tormenta tendrán que estar limpiando los reservorios.

Salgado agregó que por lo escarpado del terreno no es posible construir más reservorios, que ayudarían aún más a evitar que las escorrentías de lodo lleguen hasta las comunidades en peligro.

Carlos Ayala, técnico de Protección Civil, explicó que los trabajos no se detendrán, a pesar de que el Servicio Nacional de Estudios Territoriales pronostica lluvias para todo el fin de semana.

"Solo se van a parar los trabajos si se considera que los trabajadores están en serio peligro", precisó.

Ayala también descartó, al menos por el momento, que se esté considerando pedirle a los habitantes del cantón El Carreto que abandonen sus hogares.

Sin embargo, señaló que tienen listo un plan de evacuación de toda la comunidad en caso de que las lluvias sean muy fuertes y prolongadas.

Confían en que los líderes sepan anteponerse a los sucesos, aunque en la zona todos se quejan porque no les han participado los planes de evacuación.

Varias comunidades de las faldas del Chaparrastique, entre los municipios de San Miguel, Chinameca y San Jorge, están en serio peligro.

Todo se debe a que un incendio que se registró en febrero consumió un poco más de 500 hectáreas de zonas boscosas, malezas y cultivos de café que servían como barreras naturales para evitar deslaves.

En lo que va del invierno se han registrado al menos 15 escorrentías de lodo que han afectado a decenas de familias de varias comunidades.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación