Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sueño de joven talento del violín podría romperse por falta de fondos

Pedro Luis, que realizó sus estudios en el Centro Escolar Distrito Italia, audicionó para la Orquesta Juvenil de Veracruz, México, y ganó media beca para estudiar en el Instituto superior de música

Sueño de joven talento del violín podría romperse por falta de fondos

Sueño de joven talento del violín podría romperse por falta de fondos

Sueño de joven talento del violín podría romperse por falta de fondos

Pedro Luis Meléndez Melgar, un joven de 18 años que con esfuerzo propio y el de su madre estudió la educación básica en el Centro Escolar Distrito Italia, municipio de Tonacatepeque, en San Salvador, lucha en estos momento contra el tiempo y contra la falta de dinero para poder cumplir su sueño de estudiar en el Instituto Superior de Música de Veracruz (ISMEV) y formar parte de la sinfónica Juvenil del Estado de Veracruz (OSJEV), en México.

La semana pasada Meléndez Melgar se agenció un puesto en la mencionada sinfónica que tiene su sede en la ciudad de Xalapa, así como una media beca para llevar los estudios de música en esa prestigiosa institución.

Las arduas prácticas que llevó durante un año, junto a su primer maestro de violín, le sirvieron para imponerse entre cien aspirante, la mayoría de esa nación.

El compatriota logró viajar hasta México gracias a un aporte económico del embajador de El Salvador ante la Organización de las Naciones Unidas, Carlos Enrique González. Sin embargo, una vez que ha sido aceptado por la sinfónica e inscrito como estudiante de ese instituto de música de alto nivel ha tenido que regresar a El Salvador a tramitar su visa de estudiante, algo para lo cual lamentablemente ya no tiene recursos.

Pedro tampoco cuenta con fondos para costearse de nuevo el viaje hasta Veracruz y sostenerse mientras le llega el primer desembolso de la media beca, lo cual ocurriría hasta marzo, según informaron las autoridades del Centro Escolar Distrito Italia, donde lo apoyan desde que estaba en tercer grado e ingresó al taller de cuerdas que impulsa esa institución educativa en 1999.

Ludwing Francisco Melgar Hernández, profesor de música de dicho centro escolar y bajo cuya guía germinó y creció la pasión de Pedro Luis por el violín, expresó que el muchacho viajó atendiendo una invitación que le giró el director de la Orquesta Sinfónica de la ciudad de Xalapa y fue el director de la escuela quien hizo gestiones para que el joven pudiera movilizarse.

Melgar Hernández acompañó a Pedro a México y sostiene que la competencia fue bastante reñida.

"Para nosotros (docentes), para la escuela y la comunidad es un orgullo que lo haya logrado", afirmó el profesor, cuyo hijo también estudia música en Veracruz desde 2011.

Fue precisamente el hijo de Melgar quien los alertó de que este año se realizarían audiciones en las que Pedro podía aplicar.

Pedro Luis ingresó al taller de cuerdas del Centro Escolar Distrito Italia, donde su madre vende dulces, cuando estudiaba el tercer grado de educación básica y al salir de ese centro educativo ingresó a la Universidad de El Salvador (Ues), en donde el año pasado atendía el segundo año de la carrera de ingeniería en sistemas informáticos.

El amor por la música se impuso a los números y es así como el joven residente del Distrito Italia, una comunidad muy vulnerable por el tema e la violencia, se preparó intensamente el año pasado.

"Le pidieron que tocara un concierto de Mozart, una Partita de (Johann Sebastian) Bach, fragmentos de orquesta sinfónica como mínimo", explicó el profesor que lo acompañó y quien asegura que a Pedro se le veía el talento con el violín desde los nueve años.

De allí que tanto él como director del Centro Escolar Distrito Italia, Edwin Mauricio Pérez, exhortaron a personas altruistas, empresas o instituciones públicas a brindar apoyo económico al joven, con la finalidad de que pueda aprovechar esta oportunidad.

"Alentar a los compatriotas que están en México, Estados Unidos, si le pueden dar alguna ayuda a Pedro para que él pueda mantenerse allá (México)", expuso Pérez.

"También el sueño de la escuela es tener gente que destaque a nivel internacional, sobre todo en un lugar tan crítico como el Distrito Italia.

En la actualidad el taller de cuerdas de ese centro educativo atiende a más de 30 alumnos y según Pérez, el interés de los niños y padres ha crecido en la medida que ven destacar a los mayores.

Y es que en efecto, otros dos jóvenes violinistas que se formaron en esa escuela ahora forman parte de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Proarte y tres más en la Filarmónica Juvenil del Sistema de Coros y Orquestas de El Salvador.

Marta Mercedes Melgar Amaya confía que el tercero de los cuatro hijos a los que crió sola pueda lograr su sueño. "Es algo que siempre ha querido, porque siempre ha tenido a la par los estudios y la música", comentó.

Melgar Amaya comenta que su hijo Pedro también logró una beca del Cenar, estuvo en la Filarmónica y en la orquesta de una universidad local.

"Gracias a Dios logró pasar la prueba que les hacen", dijo refiriéndose a la audición que tuvo para ingresar a la Orquesta Sinfónica Juvenil de Veracruz.

Ella describe a su hijo como una persona que gusta conversar con los niños y los adultos mayores, así como alguien perseverante.

"En la casa practicaba (de cara a la audición). A veces llegaba hasta la medianoche dándole al violín y le ponía sordina para no molestar al vecino, porque tenía la idea de salir adelante en la prueba que se iba a hacer", afirmó Marta.

La madre de Pedro afirma que éste no tiene inquietud por los deportes, como ocurre con otros jóvenes de su edad, sino más bien le gusta lo relacionado con las computadoras.

Para seguir sus estudios, Pedro necesita un violín profesional pues para audicionar le prestaron uno y el dinero para viajar a México.

El viaje en bus tiene un costo de $350 y son dos días de viaje. Si desea apoyarlo puede contactar al correo: ludwingmelgararco@gmail.com

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación