Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Suciedad y pérdidas económicas por protesta en Soyapango

La calle Agua Caliente fue una de las que en cada esquina se encontraban promontorios de basura. Ciudadanos se quejaron por la insalubridad que viven en el municipio. fotos EDH / rené Quintanilla

La calle Agua Caliente fue una de las que en cada esquina se encontraban promontorios de basura. Ciudadanos se quejaron por la insalubridad que viven en el municipio....

La calle Agua Caliente fue una de las que en cada esquina se encontraban promontorios de basura. Ciudadanos se quejaron por la insalubridad que viven en el municipio. fotos EDH / rené Quintanilla

Mientras sindicalistas y empleados de la comuna de Soyapango se enfrentaban, los primeros por impedir las labores y los segundos por tratar de trabajar, las calles y avenidas del municipio lucían con promontorios de basura y la administración arrojaba pérdidas económicas por la falta de cobro de tributos.

Ayer se cumplió el quinto día de que el Sindicato de Trabajadores Municipales de la Alcaldía de Soyapango (Sitmusoy), protestó frente a las instalaciones de la alcaldía para que reinstalen a 23 compañeros despedidos.

La medida afectó la recolección de desechos del municipio, tanto que la 2a calle oriente y poniente, Agua Caliente, pasaje Adoc, la 1a avenida norte y otras arterias, estaban inundadas de desperdicios y malos olores.

El gerente general de la comuna, Tomás Villalta, contó que a diario recolectan 240 toneladas de desechos, lo que significa que en los cinco días de la manifestación han dejado de recoger más de mil toneladas.

Añadió que no se han quedado de brazos cruzados y se han visto en la urgencia de contratar 10 camiones recolectores para suplir el aseo.

"Los sindicalistas han amenazado a los trabajadores, han arruinado los camiones y lo peor es que no dejan trabajar a los empleados", afirmó.

Ante el inconveniente, ya han desembolsado un aproximado de 180 mil dólares, en concepto de arrendamiento de la maquinaria. Lo que seguirá en aumento de no ser suspendida la protesta.

Pero no sólo el tema del aseo municipal se ha visto afectado, si no que las arcas de la alcaldía han dejado de percibir entre 14 mil y 16 mil dólares diarios.

Villalta prevé que el panorama se tornará "más difícil, si ellos no desisten de estas acciones".

Y los que pagan los platos rotos son los ciudadanos, así lo comentó Juan Guerrero, quien vive en el cantón El Limón.

"Todo mundo sabe que acabamos de salir de un problema de basura que teníamos y estos que protestan no se ponen a pensar que afectan a los que no tenemos a la culpa de sus problemas", compartió Guerrero.

Bloquearon acceso

Desde el viernes, Sitmusoy ha pasado día y noche frente a la comuna, ayer no fue la excepción. Pero no se esperaban que muchos compañeros se presentarán a eso de las ocho de la mañana para poder entrar y realizar sus labores.

Antes de esa hora, los sindicalistas habían declarado que si llegasen trabajadores les iban a permitir la entrada, sin ningún inconveniente. Lo que no fue así, ya que hubo un altercado y los sindicalistas se apostaron frente al portón principal.

El ambiente se tornó tenso y las palabras ofensivas iban y venían de todos los lados.

La Policía Nacional Civil (PNC) llegó al lugar para mediar el conflicto y apoyar a los que querían seguir con sus quehaceres habituales, pero el papel de la PNC cayó en saco roto, ya que no convencieron a los manifestantes y el apoyo fue en vano.

A eso de las 8:30 a.m. los trabajadores se retiraron sin lograr su cometido.

Sandra Constanza, de Sitmusoy, declaró que no les permitieron el acceso "porque son los jefes lo que vinieron y si no hay una mesa de diálogo será imposible y hasta que no lo logremos no nos vamos a retirar".

Aún no definen cuando terminará el desacuerdo, mientras las ciudadanía resiente el impasse y la suciedad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación