Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Suben infracciones por irrespeto a ejes preferenciales

El número de esquelas impuestas por violar los espacios restringidos en la calle ha aumentado.

El centro de la ciudad es donde más infracciones se cometen. Foto EDH / milton jaco

El centro de la ciudad es donde más infracciones se cometen. Foto EDH / milton jaco

El centro de la ciudad es donde más infracciones se cometen. Foto EDH / milton jaco

SANTA ANA. El irrespeto hacia los ejes preferenciales en las principales calles y avenidas de la ciudad no se detiene pese al control policial.

Desde hace varios meses, el Viceministerio de Transporte (VMT), en colaboración con la Policía Nacional Civil (PNC), intentan combatir la problemática a través de la señalización de calles y la aplicación de multas.

Según estadísticas de la PNC de Tránsito, en los últimos dos meses el número de esquelas impuestas por el irrespeto a los ejes preferenciales ha aumentado considerablemente.

"Este año la cantidad de esquelas puestas por parquear vehículos en zonas exclusivas o ejes preferenciales se ha aumentado. Estamos hablando de un promedio de 30 esquelas diarias solo por este delito", aseguró uno de los oficiales de la PNC quien solicitó no revelar su identidad.

Zona afectada

Una de las zonas más afectadas por esta situación es el Centro Histórico de la ciudad donde, según los mismos oficiales de la Policía, los conductores hacen caso omiso de las líneas amarillas sobre el andén y estacionan sus vehículos sin importarles que sea prohibido.

"El centro de la ciudad es uno de los lugares donde más problema hay. Lo que sucede aquí es que la gente no respeta la línea amarilla. Ellos piensan que porque ya se parquearon una vez y no fueron multados, pueden seguir haciéndolo", dijo el oficial.

Por su cuenta, los conductores que ya fueron sancionados con la multa de $57.14 por irrespetar estos espacios, opinan que la PNC es la responsable de que las personas no tomen en serio dicha restricción vial.

"Yo siempre había parqueado mi carro en frente del banco y nunca me habían multado. Ahora resulta que yo estoy violando la ley y tengo que pagar la esquela. Uno se parquea en esos lugares porque hay más gente que lo hace y no se les dice ni hace nada", aseguró el conductor Darío Medina.

Por el momento, las autoridades policiales realizan recorridos periódicos por las principales calles de la ciudad con el fin de controlar más la situación a través de la aplicación de esquelas.

Se espera que para los próximos meses, los ejes preferentes sean nuevamente pintados para ser más visibles al ojo de los conductores.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación