Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sonsonate, municipio rico en solemnidad, tradición y devoción

Si de algo pueden presumir los sonsonatecos es de las tradiciones religiosas que se viven fervorosamente en esta ciudad durante Semana Santa. Miles de personas recorren cientos de kilómetros para participar las diferentes actividades propias de la é

La procesión del Santo Entierro, en Sonsonate, es acompañada por miles de feligreses. Hay mucha solemnidad. Foto EDH / Archivo

La procesión del Santo Entierro, en Sonsonate, es acompañada por miles de feligreses. Hay mucha solemnidad. Foto EDH / Archivo

La procesión del Santo Entierro, en Sonsonate, es acompañada por miles de feligreses. Hay mucha solemnidad. Foto EDH / Archivo

La Semana Santa en Sonsonate no sólo es realizar las mismas actividades todos los años, bajo una estricta y rigurosa organización.

Implica entrega, devoción y sacrificio, tanto de las personas que participan activamente como de los fieles católicos que llegan de diferentes partes a recordar y vivir la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús.

Muchos feligreses llegan para cumplir promesas luego de recibir un milagro; otros, por convicción, fe y adoración.

Cada quien participa de diferentes maneras; pero lo que no cambia en ninguno de ellos es la fe con la que lo hacen.

Por ejemplo, los cargadores tienen que someterse al reglamento de la Hermandad del Santo Entierro para poder cargar a Cristo Yacente el Viernes Santo.

Las familias que desean adornar las andas que utiliza Jesús Nazareno, durante los Vía Crucis de Cuaresma, esperan durante años para ser escogidas y tener el privilegio de colocar las flores para que sean vistas durante los recorridos.

Otros se organizan con vecinos y familiares para elaborar vistosas alfombras y mantener viva esta tradición.

Pero la fe no sólo se muestra participando con obras visibles como las antes mencionadas, sino también hay otras que van más allá y que también son parte fundamental de las actividades.

Entre ellas están las diferentes familias que atienden a los cargadores durante el recorrido. Preparan refrigerios y los reparten gratuitamente para que estos hombres puedan soportar las 14 horas que dura el Santo Entierro.

También están quienes se encargan de que siempre haya incienso para las procesiones y gasolina para que las plantas eléctricas no fallen durante los recorridos que se realizan, tanto en el viacrucis de la mañana del viernes, como durante el Santo Entierro.

Todo ello le ha valido para que el pasado 20 de marzo, con 68 votos, la Asamblea Legislativa declarara la Semana Santa en Sonsonate como "Patrimonio Religioso de El Salvador".

"Qué regalo más hermoso hemos tenido para esta Semana Santa, con ese nombramiento de parte de los diputados", dice Dolores de Martínez, fiel católica.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación