Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sin ayuda para reparar casas

Enjambre sísmico en La Unión fue la causa

Varias familias aún esperan por que el Gobierno les ayude para construir nuevas casas, porque las que habitan están muy dañadas Fotos EDH/ Insy Mendoza

Varias familias aún esperan por que el Gobierno les ayude para construir nuevas casas, porque las que habitan están muy dañadas Fotos EDH/ Insy Mendoza

Varias familias aún esperan por que el Gobierno les ayude para construir nuevas casas, porque las que habitan están muy dañadas Fotos EDH/ Insy Mendoza

LA UNIÓN. Han pasado un poco más de tres años desde que 73 familias de cantón El Tihuilotal fueron afectadas con daños parciales y totales de sus viviendas, a consecuencia de un enjambre sísmico.

Ese mismo tiempo es el que llevan esperando la ayuda prometida por el Gobierno para legalizar los terrenos que habitan y ayudarles a construir o reconstruir las viviendas.

En igual condición se encuentran más de 70 familias del cantón El Portillo, de la jurisdicción de El Carmen y otro considerable número en El Pilón, de Conchagua, todos en el departamento de La Unión.

Fueron 80 las casas de adobe afectadas. De esas, solo siete familias fueron favorecidas con la construcción de pequeñas viviendas de concreto por parte del Viceministerio de Vivienda, a través del Fondo Nacional de Vivienda (Fonavipo).

Mientras que el resto no recibió el beneficio porque no tenían legalizados sus terreno. De ahí la importancia de la ayuda gubernamental para legalizar terrenos y posteriormente edificar las viviendas.

Los afectados recuerdan que hubo un compromiso de las autoridades del Viceministerio de Vivienda de hacer esfuerzos junto con el Instituto de Transformación Agraria (Ista) para que agilizaran y entregaran las escritura de propiedad de los terrenos, para posteriormente construirles las casas.

Han pasado más de tres años y las familias se quedaron esperando que les legalizaran sus propiedades.

Jaime Yovani Rubio fue uno de los afectados. Su rancho era de bahareque y parte de adobe. Asegura que "nunca nos resolvieron nada y muchas familias pasamos tiempo habitando bajo riesgos en las casitas dañadas, no podía seguir exponiendo a mi familia y trabajé durante un año para conseguir la madera y hacer otro rancho con tablas".

Asegura que les prometieron que pronto tendrían las escrituras de sus terrenos y que , "aquí vinieron las autoridades y dijeron que agilizarían con el Ista para que nos dieran los papeles porque ese era el obstáculo para que nos hicieran la casa, no le dieron seguimiento y nos dejaron abandonados. Algunas familias lograron con esfuerzo hacer una casita o rancho, pero otros no y viven bajo riesgo".

Les fallaron

Lidia Ortez es una mujer con discapacidad para hablar. Vive sola en su pequeña casa de adobe, pero en su lenguaje de señas logra explicar y muestra las grietas que hay en las paredes y el techo dañado, pero aún así sigue habitándola, ante la necesidad.

Víctor Manuel Espinal, presidente de la Asociación de Desarrollo Comunal del cantón El Tihuilotal, lamenta que las instituciones como el Ista y el Viceministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano les haya fallado a los afectados.

"Se olvidaron a pesar del riesgo que esta gente tiene, algunos han logrado hacer su casita, pero otros no, nunca agilizaron para darles las escrituras, nadie dio seguimiento a este problema", dijo.

A inicios de 2012, el presidente de la Adesco realizó algunas visitas a la oficina regional del Ista para saber si el proceso de legalización de los terrenos había avanzado, pero "la respuesta que me dieron fue que el caso estaba en la central de San Salvador", agregó Espinal.

El Viceministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano a través de la unidad de Comunicaciones respondió que entregaron viviendas e subsidiadas a familias afectados por el enjambre sísmico, de La Unión, Conchagua y El Carmen en noviembre de 2013 .

La ejecución de este proyecto contempló la dotación de 11 viviendas a familias en distintos cantones de El Carmen; otras 12 se construyeron en el cantón El Tihuilotal, de La Unión y 3 viviendas más para familias que habitan en el cantón El Pilón, en Conchagua.

Explicaron que el principal obstáculo para atender a más familias afectadas fue la tenencia de la tierra, incluso para poder recibir un subsidio de parte de Fonavipo.

"Sin embargo, cuando el Viceministro hizo la entrega de estas viviendas quedo abierta la ampliación del proyecto a una segunda fase de acuerdo a las propuestas y apoyo que los ediles pudieran hacer para solventar la situación de familias", detallaron. Explicaron que Viceministerio solo puede construir donde las familias sean propietarias de sus parcelas.

Respecto a las familias afectadas por el enjambre sísmico en los municipios de La Unión, Conchagua y El Carmen, a la fecha se ha tenido seguimiento con la comuna de El Carmen, que han presentado un diagnóstico y propuesta para beneficiar a 105 familias del municipio.

Se buscó la versión de las autoridades del Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria a través de la unidad de comunicaciones y detallaron que buscarían la información de los aspectos legales de esas propiedades y que posteriormente se comunicarían. Aún no lo han hecho.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación