Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Simulan terremoto en centro educativo

Vecinos consideran que en estas actividades se deben involucrar más instituciones para hacerlo de forma simultánea

Simulacro terremoto

Varias instituciones participaron en la actividad. | Foto por Roberto Zambrano

Varias instituciones participaron en la actividad.

AHUACHAPÁN. Los más de 700 estudiantes del centro escolar Isidro Menéndez, ubicado frente al parque La Concordia, participaron ayer de un simulacro de terremoto. 

El objetivo de esta actividad era medir la capacidad de respuesta de las diferentes instituciones gubernamentales ante un desastre.
Estudiantes desde kinder hasta bachillerato fueron parte del ejercicio, que estuvo encabezado por el director de la comisión municipal de Protección Civil, el alcalde Abilio Flores. 

Además, estuvieron representantes del Cuerpo de Bomberos, Policía Nacional Civil (PNC), hospital nacional Francisco Menéndez, Destacamento Militar Número Siete y Cuerpo de Agentes Municipales, entre otras. En total, eran alrededor de 75 personas las involucradas en toda la parte de la logística de la actividad.

“Es importante saber cómo actuar cuando sucede una emergencia. Es por ello que se hace esta clase de actividades”, dijo el munícipe.
Debido a que la población desconocía sobre el evento, el sonido de las sirenas de las ambulancias y de los carro patrullas de la Policía alarmó a muchos ahuachapanecos. 

Al final, la mayoría de vecinos calificó de positivas estas actividades y esperan que se realicen en diferentes instituciones públicas y privadas, con el fin de capacitar a todos los niños, que son los más vulnerable ante este tipo de hechos.

Piden más

“Mi nieto estudia en un colegio y ahí solo los maestros hacen pequeños simulacros. Sería bueno que también llegaran a todas las instituciones privadas, tal y como lo hicieron hoy”, dijo una mujer que estaba en el parque La Concordia.

Como ella se pronunciaron varios vecinos que consideran que se deben realizar estas actividades pero de manera simultánea con diferentes empresas y otros. 

Al final de la actividad, los involucrados no brindaron un informe de las fallas encontradas, pues dijeron que tendrían que sentarse a hacer una evaluación de lo ocurrido.

Esto para determinar cuáles son las fortalezas y debilidades de cada una de las instituciones participantes, para tomar acciones y corregir lo que no se hizo bien.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación