Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Siempre extraño a mis hijos y esposo, pero el sacrificio vale la pena"

El 24 de diciembre por la noche celebró la Navidad brindando seguridad en los puestos de pólvora ubicados en el Parque Centenario.

"Siempre extraño a mis hijos y esposo, pero el sacrificio vale la pena"

"Siempre extraño a mis hijos y esposo, pero el sacrificio vale la pena"

\"Siempre extraño a mis hijos y esposo, pero el sacrificio vale la pena\"

Desde hace cuatro años Éricka Mercedes Menéndez se desempeña como miembro del Cuerpo de Agentes Metropolitanos de San Salvador (CAM), lo cual le ha permitido obtener muchas satisfacciones a nivel personal, ya que es una mujer que siempre está dispuesta a ayudar a la comunidad.

Sin embargo, durante las festividades de fin de año ha tenido que sacrificar tiempo con sus seres queridos para desempeñar su labor como mujer agente.

"Soy madre de dos niños y los extraño mucho en estas celebraciones, más cuando es medianoche y todas las familias están celebrando juntas. Sin embargo, el sacrificio que hacemos vale la pena ya que estamos trabajando para que no existan accidentes y todos pasen las fiestas con tranquilidad", dice Éricka.

Prestar seguridad en las ventas de pólvora, parques, calles y avenidas, son algunas de las tareas que debe realizar, muchas veces en esos lugares se recibe el Año Nuevo y los abrazos deben darse entre los mismos compañeros de trabajo.

"Todos los días hay que aprovechar a la familia, darles un abrazo y decirle que se le quiere mucho, y no solo en las fechas especiales", afirma la agente Menéndez, quien afirma que su esposo en algunas ocasiones le lleva panes con pollo para cenar en compañía de sus compañeros de trabajo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación