Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sequía también ha afectado a los pescadores artesanales

El calentamiento de la costa hace que los peces huyan a aguas profundas más frescas

Algunos pescadores prefirieron no salir a sus faenas diarias, a la espera de que la situación mejore. Fotos EDH/ Insy Mendoza.

Algunos pescadores prefirieron no salir a sus faenas diarias, a la espera de que la situación mejore. Fotos EDH/ Insy Mendoza.

Algunos pescadores prefirieron no salir a sus faenas diarias, a la espera de que la situación mejore. Fotos EDH/ Insy Mendoza.

LA UNIÓN. Un aproximado de cinco mil pescadores artesanales de las diferentes comunidades de la zona costera del departamento de La Unión también han sido afectados por la sequía.

Los artesanales aseguran que el recalentamiento del agua ahuyenta el recurso a aguas más profundas o emigran en busca de una temperatura fresca y eso se traduce en capturar menos producto.

Las pérdidas van desde casi los 200 hasta 500 dólares que invierten en la compra del combustibles y los aditivos, así como la alimentación que deben llevar para la faena.

Pedro Beltrán trabaja como ayudante de pescador en cantón El Tamarindo, de la jurisdicción de Conchagua es uno de los afectados, explicó que en esa situación se encuentran desde que dejó de llover, luego de entrado el invierno.

"Tenemos más de un mes que se ha puesto mala la pesca, a veces no sacamos ni para reponer la gasolina que hemos quitado fiada y esto nos preocupa a todos, porque en casa la familia nos esperan a que llevemos al menos para los frijolitos o las tortillas", dijo preocupado.

Los que tienen lanchas grandes, conocidas como tiburoneras, gastan hasta 187 dólares de combustible salen abastecido para trabajar las 24 horas y lo más que están trayendo de producto es un quintal de pescado valorado en 20 dólares.

Otro pescador de La Unión es Rigo Cruz, "salimos en la noche a pescar con la esperanza de traer algo de pescado, pero lo más que se consigue son unas cinco libras cuando nos va bien".

Riesgo a ser capturados

Debido a que los bancos de peces se van en busca de aguas más frescas, cada vez más lejanas de la costa salvadoreña, algunos pescadores, por necesidad, se adentra más allá de los límites permitidos para la pesca en agua del país, corriendo el riesgo de ser capturados por la marina de Nicaragua.

"Algunos se avientan, por la misma necesidad, sabiendo que en cualquier momento los pueden capturar por pesca ilegal y perder todo el equipo de pesca", dijo Cruz.

La mayoría trabaja con créditos y deben pagar a diario o semanal, también se han atrasado con el pago de los servicios básicos como energía y agua, hay deudas en las tiendas que les abastece de alimentos para el hogar y los que llevan de provisión.

Los pescadores piden al gobierno central que les incluya entre los afectados por la sequía y les ayuden con víveres mientras mejora la situación.

Suben precios

A consecuencia de la escasez, por la poca pesca, el precio de lo productos marinos ha aumentado, según sondeo realizado entre algunos consumidores y propietarios de comedores y restaurantes en la ciudad de La Unión.

Concepción Escobar, vendedora del mercadito de mariscos en La Unión, explicó que hace un mes compraba la libra de bagre a un dólar, pero que hoy le cuesta $1.50.

"Desde que empezó la sequía, están vendiendo caro el pescado, todo el marisco ha aumentado en todas partes", dijo la comerciante.

Lluvias aisladas

Hoy, en horas de la tarde y noche, se esperan lluvias en la zona norte del país y en general un ambiente caluroso en el día y fresco por la madrugada.

Mañana habrá lluvias y tormentas eléctricas de moderadas a fuertes, con énfasis en las zonas norte, occidental y central, según el informe meteorológico del Servicio Nacional de Esatudios Territoriales (SNET).

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación