Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sepultaron a 12 víctimas de accidente de tránsito

Centenares de dolientes asistieron

Familiares, amigos y particulares acompañaron los ataúdes en su paso hacia el cementerio Santa Isabel, de Santa Ana. foto edh /Cristian Díaz

Familiares, amigos y particulares acompañaron los ataúdes en su paso hacia el cementerio Santa Isabel, de Santa Ana. foto edh /Cristian Díaz

Familiares, amigos y particulares acompañaron los ataúdes en su paso hacia el cementerio Santa Isabel, de Santa Ana. foto edh /Cristian Díaz

SANTA ANA. "No se vale, me dejaste sola", repetía ayer Rosa Guardado sobre la tumba de su hija, Katheryn Beatriz, de cuatro años, quien fue una de las 14 personas que perecieron el viernes anterior en un accidente de tránsito, y que ayer fue sepultada junto a otras 11 víctimas, en el cementerio Santa Isabel. Las otras dos personas muertas fueron enterradas el domingo.

La mujer se desmayó en varias ocasiones, porque no podía asimilar que su única hija ya no estaría a su lado.

Cuerpos de socorro y familiares tuvieron que auxiliarla en repetidas ocasiones.

Sufrimiento

El drama y dolor se vivieron en cada una de las sepulturas, donde familiares, amigos e incluso particulares llegaron para mostrar su solidaridad con los dolientes de las víctimas de esta tragedia vial, una de las más grandes que ha ocurrido en la cabecera departamental en los últimos años.

Los 12 cuerpos fueron llevados a las 9:00 de la mañana de la colonia La Providencia, cantón Primavera, hacia el camposanto.

Llegaron cerca del mediodía y ya los esperaba una buena cantidad de personas, que se sumaron a quienes caminaron cerca de tres horas.

"La colonia ha quedado sola", expresó un residente.

La Policía cerró el paso vehicular en la carretera antigua hacia San Salvador, mientras pasaban los dolientes.

Los automovilistas buscaron vías alternas para llegar a las colonias ubicadas en ese trayecto. Algunas personas optaron por caminar.

Rafael Antonio Ramos Deleón, familiar de tres de los muertos, relató que el viernes cuando le comentaron en su trabajo que había ocurrido un grave accidente, sufrió una enorme desesperación.

El presentimiento se confirmó cuando dejó sus labores y llegó al lugar del hecho.

Entre las víctimas estaba su madre, Julia Estela Deleón Vargas; su hermana, Guadalupe del Carmen Ramos Deleón; y su sobrina, Kimberly Guadalupe Ramos Zaldívar.

"Fue duro aceptarlo; pero Dios ya tenía preparado todo esto, él sabe lo que hace y tiene un propósito", expresó.

La Fiscalía General de la República (FGR) informó que ayer presentó el requerimiento en el juzgado segundo de paz de Santa Ana, en contra del supuesto responsable del hecho, identificado como Gabriel Neftalí Morales, de 34 años.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación