Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sepultarán a cura en templo de Pasaquina

A petición de la feligresía los restos del sacerdote de origen mexicano serán sepultados en el templo central de la localidad

Sus restos serán llevados hoy desde La Unión a Pasaquina, en donde serán sepultados. Foto EDH / insy mendoza

Sus restos serán llevados hoy desde La Unión a Pasaquina, en donde serán sepultados. Foto EDH / insy mendoza

Sus restos serán llevados hoy desde La Unión a Pasaquina, en donde serán sepultados. Foto EDH / insy mendoza

LA UNIÓN. El sacerdote Sebastián Peniche, de origen mexicano, falleció el jueves a las 11:00 de la noche en la casa de una familia espiritual, en la colonia Esperanza de La Unión.

Sus restos serán sepultados en la iglesia central de Pasaquina, a petición de la misma feligresía del municipio unionense.

El religioso llegó al país en la década de los setenta y tuvo un largo historial en diferentes parroquias del país, entre ellas, la San Carlos Borromeo de La Unión y la Iglesia Central de Pasaquina.

Sus restos son velados en el templo San Carlos Borromeo y hoy por la mañana serán llevados a la iglesia de Pasaquina dónde será sepultado mañana.

Desde que se dio a conocer la muerte del religioso, muchas familias de las diferentes comunidades del departamento llegaron al templo de La Unión para acompañarle.

Sebastián Peniche era originario de Mérida, Yucatán, en México.

Realizó sus estudios de Filosofía y Biología en España y tras ordenarse como sacerdote estuvo un tiempo en México y luego decidió emigrar a El Salvador.

Su idea siempre fue trabajar por las comunidades más necesitadas.

El padre Agustín Romero, de la parroquia San Carlos Borromeo, dijo que Peniche empezó a trabajar en la Diócesis de San Miguel a finales de los setenta.

Luego, en 1980 fue nombrado párroco de la iglesia de Osicala en Morazán, para dos años después pasar a dirigir la iglesia San Carlos Borromeo.

"A los setenta y cinco años de edad se jubiló como sacerdote en el país e intentó regresar a México donde su familia, pero no encontró su ambiente y de nuevo regresa a El Salvador a trabajar en la iglesia de Pasaquina", explicó Romero.

Agregó que "ahí ejerció hasta los 85 años de edad, él no quería dejar de trabajar, pero la misma edad no se lo permitía y se fue al asilo de San Vicente de Paúl en San Salvador, ahí permaneció cierto tiempo", dijo Romero.

Agregó que la Iglesia estaba preparando la celebración de los 100 años de edad de Peniche, que los cumpliría el ocho de febrero de 2015.

La comunidad de Pasaquina pidió que sea sepultado en la Iglesia, por eso la parroquia pidió al diputado Jorge Escobar, realizar los trámites correspondientes en la Asamblea Legislativa para que lo autoricen. Escobar dijo que introdujo una pieza de correspondencia sobre el tema, que fue aprobada en la sesión plenaria de ayer para que el padre Peniche sea enterrado en Pasaquina.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación