Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sepultan seis miembros de familia que perecieron en accidente

Familiares y amigos de las víctimas del accidente vial ocurrido en Zacatecoluca, La Paz, les dieron el último adiós ayer.

Los actos fúnebres se registraron en el municipio migueleño de Nueva Guadalupe ayer por la mañana. FOTO EDH / Carlos Segovia

Los actos fúnebres se registraron en el municipio migueleño de Nueva Guadalupe ayer por la mañana. FOTO EDH / Carlos Segovia

Los actos fúnebres se registraron en el municipio migueleño de Nueva Guadalupe ayer por la mañana. FOTO EDH / Carlos Segovia

SAN MIGUEL. El templo de Nueva Guadalupe fue insuficiente para albergar a los cientos de ciudadanos que asistieron a dar el último adiós a los seis miembros de la familia Solórzano que perecieron en un accidente de tránsito registrado el jueves en La Paz.

Los restos de Antonio y su esposa Juana, así como el de su hijo Humberto y los de sus nietos Cristian, Guadalupe y Lourdes, fueron sepultados ayer en el cementerio de la localidad.

Al sepelio asistieron vecinos, amigos, conocidos y familiares de las víctimas, quienes eran muy queridas en el cantón San Luis, del cual eran originarios.

Los cuerpos, tal y como este medio lo informó ayer oportunamente, fueron velados en la ermita del cantón San Luis, sitio al que también la comunidad de Nueva Guadalupe se volcó para acompañar a los dolientes.

Las muestras de apoyo fueron masivas ayer.

El parque central de Nueva Guadalupe se transformó en una extensión de la iglesia, que se volvió insuficiente para albergar a toda la gente que acompañó los actos fúnebres.

Edith de Solórzano, esposa de Humberto y madre de Cristian, Guadalupe y Lourdes, aseguró durante la misa de cuerpo presente que "Dios nos presta a los hijos y el sabe cuánto tiempo lo hace, si tres, cinco o seis meses, uno o tres o cinco o 13 años. Le doy gracias por prestarme a mis angelitos que hoy nos cuidarán desde el cielo".

Luego agregó que "Dios también me prestó a mi esposo, y como Él dice, hasta que la muerte los separe".

El deceso de los Solórzano quedará registrado en la mente de los lugareños por mucho tiempo, debido a la popularidad que esta familia tenía en la localidad, toda la multitud que les dio el último adiós los recordará como excelentes personas, vecinos y amigos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación