Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Semáforos nuevos se dañan igual que los reemplazados

Los semáforos LED que instalaron en 2012 se arruinan porque no cambiaron sistema que los controla. Foto edh /archivo

Los semáforos LED que instalaron en 2012 se arruinan porque no cambiaron sistema que los controla. Foto edh /archivo

Los semáforos LED que instalaron en 2012 se arruinan porque no cambiaron sistema que los controla. Foto edh /archivo

SAN MIGUEL. En julio del año 2012, el Viceministerio de Transporte (VMT) inició el cambio de semáforos en "La Sultana de Oriente".

Solo se trató de un cambio a medias, porque colocaron luces con tecnología LED, pero no cambiaron las computadoras que los controlan.

Entonces, el titular del Ministerio de Obras Públicas (MOP) Gerson Martínez planteó que pronto se comprarían los programas para controlar los semáforos, pero hasta ahora no lo han hecho.

Es por eso que en algunos puntos de la ciudad los aparatos con frecuencia dejan de funcionar, porque son operados con un sistema viejo, ante la falta de recursos para comprar un nuevo sistema.

El jefe regional del VMT Gaspar Portillo dice que ante la falta de semáforos en buen estado "estamos haciendo un estudio de señalización de calles, para identificar las zonas críticas para luego ver dónde es que se necesitan más semáforos".

Sin embargo, en los planes de Portillo no está el comprar nuevos aparatos, porque afirma que ese estudio también determinará donde no son necesarios los aparatos instalados, para retirarlos y colocarlos donde sí sean útiles.

Mantenimiento

Algunos semáforos de la ciudad, como el situado en la esquina de la avenida Roosevelt y calle Hermanos Maristas, dan gran prolongados periodos de tiempo en luz verde a arterias con poca carga vehicular, y detienen el flujo, sobre la avenida Roosevelt, como en este caso, que es la principal vía de San Miguel.

Jonathan Martínez, un automovilista, aun recuerda que hace años se habló de semáforos inteligentes "pero aquí nunca nos vino esa tecnología; a veces parece que lo que traen a San Miguel es lo que ya no sirve en otros lados, lo único nuevo que han venido a poner son los semáforos que se arruinan de la misma forma que los viejos que quitaron".

Y es que la mayoría de choferes migueleños están acostumbrados a las fallas de los aparatos. Edgar Jonás, otro conductor, dice que "no puede ser posible que en una ciudad como esta estos aparatos se dañan con tanta frecuencia que ya es necesario que los cambien por unos que no sirven", argumentó.

Portillo dice que paulatinamente se están colocando tarjetas reguladoras a los aparatos, para que funcionen de mejor manera y admite que es poco habitual que los semáforos funcionen al 100 por ciento en la ciudad.

"Hemos logrado que la red de semáforos trabaje hasta en un 90 por ciento, porque se les está dando mantenimiento cada semana, cada vez que se dañan vamos a repararlos pronto", dice.

Deja claro que no hay intenciones de adquirir un sistema nuevo, porque están enfocados en estudios de señalización; pero admite que esa compra es urgente "porque por tratarse de máquinas que están a la intemperie se molestan seguido".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación