Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sastre de la Patrona hace cinco decenios

Más de 100 vestidos han sido confeccionados por Luis Castillo, el sastre de la Reina de la Paz

Castillo asegura que cobra mil dólares por la confección de los vestidos de la Patrona. Hace más de 57 años se dedica a confeccionarlos, afirma. fotoS edh / jenny Ventura

Castillo asegura que cobra mil dólares por la confección de los vestidos de la Patrona. Hace más de 57 años se dedica a confeccionarlos, afirma. fotoS edh /...

Castillo asegura que cobra mil dólares por la confección de los vestidos de la Patrona. Hace más de 57 años se dedica a confeccionarlos, afirma. fotoS edh / jenny Ventura

SAN MIGUEL. El nombre de Luis Castillo está relacionado directamente a la historia de la Reina de la Paz. El hombre ha sido parte de la historia de la Patrona de El Salvador, al confeccionar sus vestidos durante los últimos 57 años.

Con 75 años de edad, el sastre de la Virgen mantiene intacta su creatividad para cortar y coser los vestidos que luce cada 20 y 21 de noviembre la Patrona migueleña.

Castillo asegura que son más de 60 años los que lleva siendo sastre, pero 57 de ellos los ha destinado para tomar su tiempo y creatividad para confeccionar la vestimenta de la Reina de la Paz.

La tela, sus finos bordados, lentejuelas y demás accesorios, aunado a su imaginación y creatividad, hacen especial la vestimenta de la Patrona.

Su faena como sastre de la Virgen inició en 1956, cuando Susana Tenorio, una migueleña con gran fe en la Patrona, lo buscó para que le hiciera un vestido a la Virgen.

Eso era parte de una promesa que la mujer estaba cumpliéndole a la Virgen, porque permitió que su hijo se graduara de bachillerato.

La fama se la ganó, según Castillo, porque tanto él como su familia eran los mejores sastres de San Miguel, pues eran quienes hacían los trajes de las familias millonarias de la ciudad.

No necesitó de manuales ni de alguien que le enseñara el oficio de sastre, sus padres Julio César Castillo y Rosenda Guerra, fueron sastre y sastra, respectivamente.

"Ya traía en la sangre mi profesión, yo les ayudaba a mis padres a hacer sus creaciones", manifestó el hombre.

Castillo, quien aún reside en la casa donde vivió desde pequeño con sus padres, en la colonia Belén, al sur oriente de la ciudad, asegura que su experiencia le ha valido que personas del exterior lo visiten para pedirle que confeccione trajes a la Patrona.

Eso como cumplimiento de promesas que esas personas le hicieron a cambio de algún milagro a la Reina de la Paz.

Actualmente son más de 100 vestidos los que ha creado para la Virgen, según Castillo.

"Las personas vienen y me dicen que quieren un vestido para la Virgen, yo pongo todos los materiales y empiezo a imaginarme cómo puede llegar a quedar", aseguró.

Para este año, el vestido que lucirá la Virgen el 20 de noviembre lo mandó a hacer el diputado Édgar Escolán Batarse, mientras que el manto fue donado por el candidato a la vicepresidencia por ARENA, René Portillo Cuadra.

Mientras que para el 21 de noviembre, el vestido lleva al centro el Escudo Nacional de El Salvador, bordado y con lentejuelas color oro.

Este año, según Castillo, una salvadoreña residente en el exterior fue quién donó el vestido. El sastre aseguró que él actualmente cobra mil dólares por hacer los vestidos, "antes cobraba 500 colones, porque yo pongo el material".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación