Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sancionarán por ensuciar ríos

b Alcaldía trabaja en ordenanza que evite que toneladas de basura sean tiradas sin control

La comuna limpia ríos y quebradas al menos tres veces al año y en cada una sacan decenas de toneladas de basura. fotos edh / francisco torres

La comuna limpia ríos y quebradas al menos tres veces al año y en cada una sacan decenas de toneladas de basura. fotos edh / francisco torres

La comuna limpia ríos y quebradas al menos tres veces al año y en cada una sacan decenas de toneladas de basura. fotos edh / francisco torres

SAN MIGUEL. Protección Civil municipal decidió adelantar dos meses el Plan Castor, con el que limpian quebradas, ríos y tragantes, para evitar que las primeras lluvias los tomen por sorpresa; los trabajos iniciaron en enero y esperan concluir la parte más dura de las tareas correspondientes a mediados de marzo.

Empero, cuando concluyan la primera etapa, los trabajadores municipales hará una nueva jornada de limpieza en los mismos sitios donde hoy trabajan, porque aunque esperan colectar menos desechos en abril y mayo, tienen la certeza de que tendrán que remover toneladas de basura, de nueva cuenta.

Eso porque, como la municipalidad no tiene una ordenanza que les dé dientes para evitar que la gente lance basura y ripio a ríos y quebradas, no les queda más que recoger los desechos.

Ahora con esos trabajos extraen tanta basura como para copar cinco camiones de volteo por día, con pesos que varían entre las siete y 10 toneladas diarias, dependiendo del tipo de desechos.

Pero este es un esfuerzo de limpieza muy complejo, porque lo hacen a través de varios esfuerzos.

Uno es el Plan Castor, en el que laboran todas las unidades de la comuna y con el que recolectan dos camionadas de basura por día.

Otro es un plan específico de limpieza de cunetas y tragantes que deja un camión lleno de desperdicios por día y otros dos camiones más son copados de basura a través del Plan Murciélago, que comprende la limpieza de quebradas urbanas y zonas verdes y que se realiza por las noches, explicó Carlos Ayala, de Protección Civil municipal.

Carlos Villatoro, jefe de la unidad de medio ambiente de la comuna migueleña lamentó que, a pesar de que el año pasado se hizo un plan intensivo de limpieza, este año los cúmulos de basura que han encontrado siguen siendo de enormes proporciones.

Incluso, dijo, los propietarios de talles automotrices "siguen con la mala costumbre de tirar los desechos de los vehículos en los ríos; siempre encontramos llantas y bómperes de carros y eso ya no se debería de seguir dando".

Ayala destacó el hallazgo de viejos electrodomésticos en quebradas y asegura que eso es un problema muy serio porque todas las quebradas que hay en el municipio van a parar al río Grande y que esos desechos, por ser de gran tamaño, se convierten en tapones en algunos tramos de este, que originan desbordamientos.

La ordenanza

Pero los esfuerzos de la municipalidad van más allá de la simple limpieza: Álex Villatoro, jefe de operaciones de la comuna, explica que se está trabajando en la creación de un proyecto de ordenanza para sancionar a quienes tiren desechos en quebradas y ríos.

Eso porque ahora en lo único que se amparan para reprender a los ciudadanos es en la ordenanza de aseo, que solo les permite multas que van desde los 50 a los 100 dólares.

Villatoro explica que aún no han acordado las sanciones, pero que estas se aplicarán a partir de las capacidades económicas de los infractores, "aunque queremos fijar el pago menor en un salario mínimo", argumentó.

Además de eso, en Protección Civil municipal se enfocan en la limpieza porque con esto evitaron que decenas de comunidades se inundaran, en el invierno anterior.

Ayala dice que coordinan una nueva fase de limpieza en el lecho del río Grande, algo que el Ministerio de Medio Ambiente ha tildado como dragado, pero que Protección Civil insiste en que no lo es.

Habitantes como María Auxiliadora Martínez, respaldan estos esfuerzos porque su comunidad, El Saso, siempre ha sido afectada por las crecidas del río, pero el año pasado, aunque estuvo a punto de desbordarse, no tuvo que abandonar su casa en calidad de albergada.

Cuando la nueva ordenanza entre en vigencia, aproximadamente en un mes, la comuna podrá sancionar con rigor a quienes lancen desechos y con ello la alcaldía tendrá un ahorro. Eso porque disponen de decenas de trabajadores y maquinaria para limpiar los ríos y las quebradas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación