Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

San Miguel sin un plan claro para ordenamiento

Pese a que el centro migueleño es un caos, ni la comuna ni el VMT piensan en ordenarlob Pese a que el centro migueleño es un caos, ni la comuna ni el VMT piensan en ordenarlo

El congestionamiento en la segunda calle poniente se debe a que los conductores de buses se quedan estacionados y obstruyen el paso de otros vehículos. foto edh/Francisco Torres

El congestionamiento en la segunda calle poniente se debe a que los conductores de buses se quedan estacionados y obstruyen el paso de otros vehículos. foto edh/Francisco Torres

El congestionamiento en la segunda calle poniente se debe a que los conductores de buses se quedan estacionados y obstruyen el paso de otros vehículos. foto edh/Francisco Torres

San Miguel es la ciudad más grande de la zona oriental y también es la que tiene más problemas en cuanto al ordenamiento vial en el centro.

Las ventas ambulantes abundan por doquier, a lo que se suma el caos que genera el transporte, porque más de 150 unidades de todas las rutas urbanas circulan por dos de las principales arterias de la ciudad: la segunda y la cuarta calle poniente.

Gaspar Portillo, jefe regional del Viceministerio de Transporte (VMT), dice que están haciendo un estudio para buscar la factibilidad de separar el trayecto de al menos 15 rutas de buses.

La idea que plantea es que cada unidad tenga un recorrido diferente, para evitar el atolladero.

Sin embargo, el edil migueleño Wilfredo Salgado le resta importancia a lo declarado por Portillo, porque afirma que no hay una voluntad real para ordenar el centro.

"Cuando remodelamos el parque Guzmán le pedimos que quitara de ahí la parada de buses y dijo que sí, pero no lo hizo. Sería bueno el ordenamiento, pero al VMT no le interesa", dijo el jefe municipal.

El alcalde asegura que tiene más de una década de estar pidiendo que deriven algunas rutas de buses hacia la tercera avenida sur, para que circulen frente al mercadito San Nicolás, porque sostiene que vendedores se niegan a ingresar, porque no hay rutas de buses que pasen cerca.

Pero sobre los planes de ordenamiento atrasados para San Miguel, Portillo se limita a decir que piensan señalizar de mejor manera la ciudad, para lo que hacen otro estudio que también dictará la ubicación de los semáforos.

Empero evade responder cuándo concluirán esos estudios, que viene ofreciendo desde hace aproximadamente un año.

Lejos de eso, explica que un gran aporte al ordenamiento de la ciudad es la ampliación de la calle de acceso a la ciudad, desde el cantón El Sitio hasta el sector conocido como El Triángulo; obras que sólo descongestionarán esa zona, pero en nada influirán en el caos vial del centro.

Portilllo admite que en sus estudios no han tomado en cuenta a la municipalidad migueleña, que según Salgado, tiene mucho que aportar a un plan de estos, en el sentido de ordenar las ventas.

"Pues no hemos hablado con el alcalde, pero le pedimos que nos busque, que se sume a estos esfuerzos que estamos haciendo", señaló el jefe del VMT.

El Diario de Hoy ha constatado que los alcalde de Usulután, La Unión, Santa Rosa de Lima y ahora San Miguel, se han quejado porque el VMT no les toma en cuenta y no envía representaciones cuando les piden su presencia para abordar el tema del ordenamiento.

Es más, el edil santarroseño Jorge Rosales y el síndico usuluteco Mario Braham, confesaron que Portillo ni siquiera les responde cuando le han hecho solicitudes escritas.

Santiago Méndez, un migueleño, lamenta que las autoridades no se pongan de acuerdo para hacer entrar en cintura a los choferes de autobuses, porque a su criterio son quienes generan el caos.

"Este desorden no le beneficia a nadie; no creo que los comerciantes saquen beneficio de esto", señaló Méndez. Salgado también es de la mima opinión, pero dice que no tiene facultades legales para hacer algo al respecto.

"Hace varios años el VMT me pidió que quitara las ventas de la quinta avenida sur, porque iban a pasar varias rutas hacia ahí, para llevarlas hasta el mercadito San Nicolás, pero fue una trampa caza bobos y yo caí porque me peleé con los vendedores, pero cuando la calle estuvo vacía se hicieron los desentendidos", reseñó el alcalde.

A remover ventas

El único alcalde de la zona oriental que dice tener el respaldo del VMT, es Carlos Calixto Hernández, jefe municipal de San Francisco Gotera, cabecera de Morazán. Él explica que la municipalidad ha hecho un plan de ordenamiento, que ejecutan solos, pero con el aval del VMT.

Ese plan conlleva el retiro de ventas de la avenido Morazán, donde en la actualidad no hay paso vehicular porque la vía está atiborrada de ventas ambulantes.

Según el edil, liberar la vía sería suficiente para evitar el desorden, pero admite que los comerciantes están renuentes a sumarse al esfuerzo.

En julio la alcaldía firmó un acuerdo con los vendedores, donde estos aceptaban reducir sus espacios para permitir el paso vehicular, pero que ahora ya no quieren hacerlo.

"Me han dicho que no tendré valor de moverlos, porque ya vienen las elecciones; pero yo voy a actuar en beneficio de todo el municipio y los vamos a quitar a la fuerza si es necesario, porque el ordenamiento nos beneficiará a todos" sentenció el munícipe.

Dos vendedores que hablaron con El Diario de Hoy sin identificarse, dijeron estar dispuestos a luchar para que no los quiten de las calles.

Hernández dice que su plan de ordenamiento fue avalado por el Ministerio de Obras Públicas y el VMT, en convenio de cooperación que permitió el recarpeteo de varias calles. Como el VMT no tiene dinero para señalizar, la comuna asumirá esos costos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación