Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Salvadoreños se unen a la Jornada Mundial del Rosario

En la actividad religiosa repartieron más de 800 camándulas a los asistentes

La actividad inició con la procesión del Santísimo Sacramento y después siguieron con el Rosario. FOTOs EDH / marlon Hernández.

La actividad inició con la procesión del Santísimo Sacramento y después siguieron con el Rosario. FOTOs EDH / marlon Hernández.

La actividad inició con la procesión del Santísimo Sacramento y después siguieron con el Rosario. FOTOs EDH / marlon Hernández.

La parroquia Corazón de María de la colonia Escalón, en San Salvador, recibió a cientos de católicos que se unieron, desde las 10:00 a.m. hasta el mediodía, para rezar en la Jornada Mundial por la Paz.

La actividad inició con la procesión del Santísimo Sacramento. Luego, hubo un momento de meditación para los asistentes.

El Apostolado de la Virgen Peregrina de la Familia recibió a los feligreses y les entregaron una camándula para que participaran del rezo.

El lema para este año es "María, reina de la paz y de la familia".

Lourdes de Rodríguez, del Apostolado, aseguró que prepararon unas 800 camándulas, "el fin es propagar la devoción a la Santísima Virgen y que más gente conozca de ella y el poder de su intercesión", agregó.

Añadió que, "en esta ocasión, la Jornada es un regalo para su Santidad, el Papa Francisco, apoyándolo para pedir por la paz del mundo".

A las 11:00 de la mañana inició el rezo del Rosario. El principal objetivo fue pedir por la paz para todas las naciones, sobre todo para aquellas que están en conflicto.

También oraron para que "florezca el amor entre los seres humanos, por la paz del mundo, la vida, la familia, por los no nacidos, los sacerdotes, las vocaciones sacerdotales y religiosas".

Algunos de los grupos y movimientos que participaron en la jornada fueron: Movimiento Llama de Amor, Caballeros del Altar, Niños de La Armada Blanca, Movimiento de Rosa Mística, Movimiento de Nuestra Señora de Schoenstatt, Apostolado de La Virgen Peregrina de la familia, Alianza de los dos Sagrados Corazones, de la Diócesis Castrense y La Guardia de Honor del Sagrado Corazón del Monasterio de la Visitación.

"Es un honor y una bendición que haya un evento así, en el cual podamos unirnos para un solo fin y lo más importante es pedir por la intercesión de mamita María", compartió Julia Salazar de Coto, quien viajó desde Apopa hasta la Escalón.

La mayoría de participantes vestían de blanco, "ese es el color que representa a la Virgen María", comentó de Rodríguez.

Pablo Flores asistió con su familia. "Nosotros como padres debemos inculcarles el amor a Dios a nuestros hijos y momentos como estos son propicios para unirnos y orar", afirmó.

La actividad se desarrolla cada año, en octubre, sin embargo, en El Salvador la planificación comenzó con, al menos, tres meses de anticipación.

A las 12:00 horas finalizó el encuentro con una misa.

De Rodríguez agradeció la asistencia y agregó que "fue un momento para disfrutar en familia, ya que fue una mañana de gozo y de unión con Dios. Gracias a la Virgen María ha sido un éxito y un regalo para nuestro amado Papa".

El origen de la Jornada

La jornada se inició hace 18 años, en 1996, para celebrar los 50 años de Ordenación Sacerdotal de Su Santidad San Juan Pablo II a la Virgen María.

La actividad se realizó en 20 países. En México se rezó en 2 mil 600 localidades, con una participación de más de 3 millones de personas.

En octubre de 2000, se unieron más de 140 países, en los cuales se organizó un sinnúmero de rosarios multitudinarios. Muchos de ellos trasmitidos por radio y televisión.

En El Salvador, es la octava ocasión que se desarrolla y los feligreses acudieron con fe para rezarle a la Virgen María y pedirle por la paz en las naciones en conflicto.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación