Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EN ARGENTINA

Salvadoreño conquistó el Aconcagua

Carlos Santos realizó la travesía en 11 días en argentina

ctv-rvb-img 1437

Carlos Santos llevó a la cumbre la bandera de El Salvador como símbolo de amor y respeto | Foto por elsalv

Carlos José Santos Lardé es salvadoreño  y nació en 1991. Es el cuarto de cinco hermanos y desde pequeño tuvo la idea de dejar una huella indeleble en el mundo, en ese momento comenzó a maquinar cómo hacerlo.


“Cuando tenía 8 años mi mamá me mandó a una excursión que organizó el Club Sherpas con mi colegio, íbamos a lo que sería mi volcán favorito: el volcán Izalco de 1950 msnm. Al llegar a la cima viendo el amanecer, le pregunté a uno de los guías (no recuerdo su nombre) ¿cuál es la montaña más alta de América? y me respondió el Aconcagua, desde ahí nació en mi el deseo de poner allá arriba mi bandera”, contó Santos.


Hoy el joven radica en México y preside la asociación civil “Construyendo Comunidades Integrales A.C.”, la que ejecuta junto a voluntarios, diversos  proyectos de construcción para los menos favorecidos.


El escalador relató que “fueron nueve días para llegar a la cumbre, pero 11 días en total duramos dentro del Parque Nacional Aconcagua. El grupo   era conformado por Raúl Bárcena quien era el guía, Hegla, Bruno y yo, tres  mexicanos y solo yo de El Salvador”, afirmó.


Al llegar a la cumbre recitó uno de sus poemas  favoritos de Alfredo Espino: “¡Dos alas!... ¿Quién tuviera dos alas para el vuelo? Esta tarde, en la cumbre, casi las he tenido. Desde aquí veo el mar, tan azul, tan dormido, que si no fuera un mar, ¡Bien sería otro cielo!”


Santos motiva a los salvadoreños a no dejar de luchar por sus sueños, “si a cada problema lo vemos como una oportunidad, tendremos lo que siempre habíamos esperado: Una vida sin problemas llena de oportunidades”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación