Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sal, aserrín y follaje para las alfombras del Señor Jesús

75 metros midió la alfombra de la Alcaldía de San SalvadorLa sal y el aserrín son los materiales utilizados en las alfombra. Foto edh / ericka Chávez

75 metros midió la alfombra de la Alcaldía de San SalvadorLa sal y el aserrín son los materiales utilizados en las alfombra. Foto edh / ericka Chávez

75 metros midió la alfombra de la Alcaldía de San SalvadorLa sal y el aserrín son los materiales utilizados en las alfombra. Foto edh / ericka Chávez

Desde tempranas horas de ayer la Calle de la amargura y las de los alrededores de la plaza Cívica se convirtieron en lienzos en blanco para los artífices de las alfombras del Santo Entierro.

Niños, jóvenes y adultos mayores participaron de la elaboración de las mismas como muestras de agradecimiento al Creador, ya sea por favores recibidos o por peticiones que aún están a la espera de una respuesta.

La familia Herrera tiene más de 70 años de adornar la estación XII, ubicada en la conocida Calle de la Amargura.

Según relata doña Ana de Herrera, su abuela les inculcó esta tradición de fe y ahora las nuevas generación se encargan de darle continuidad cada Viernes Santo.

Además de los grupos familiares, participaron instituciones públicas como la Alcaldía de San Salvador, con una alfombra de más 75 metros de largo, ubicada frente al Palacio Nacional.

El grupo Scout, Cruz Verde de Santa Anita, Voluntariado de Jóvenes Nueva Generación de la comuna capitalina y miembros de la Policía Nacional Civil también demostraron su talento artístico en estas obras de arte, que vistieron de color las calles de San Salvador.

"Misericordia y reconciliación"," Jesús crucificado nos invita a seguirle" y "Señor danos la paz al país", fueron algunos de los mensajes plasmados con el aserrín y la sal, aunque figuraban entre los materiales, el follaje natural, incluso vasijas de barro.

Arte religioso

Una de los diseños que robó la atención de los asistentes fue el de don Salvador Vázquez, quien tejió un Cristo Crucificado con palmas de Pandango, materia prima que compró en Guatemala para realzar la escultura de Jesús , adornándola con flor de coyol y follaje de narciso.

"Comencé a tejerla como a las siete de la mañana y utilice dos docenas de palmas. Ahora ya esta lista para recibir al Señor", acotó este feligrés cuya creación adornó la estación XIII, a menos de una cuadra de la iglesia El Calvario.

Para el señor Vázquez, su fe lo inspira a la hora de tejer y le agradece a Dios por este talento que recibió.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación