Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Río se contamina por falta de tratamiento de aguas negras

La municipalidad de Acajutla sin fondos para construir una planta de tratamiento

Residentes a orillas del río totalmente contaminado tienen que pasarlo a pie o, a veces, en pequeñas embarcaciones para no contaminarse. fotos edh / cristian Díaz

Residentes a orillas del río totalmente contaminado tienen que pasarlo a pie o, a veces, en pequeñas embarcaciones para no contaminarse. fotos edh / cristian Díaz

Residentes a orillas del río totalmente contaminado tienen que pasarlo a pie o, a veces, en pequeñas embarcaciones para no contaminarse. fotos edh / cristian Díaz

SONSONATE. La falta de tratamiento de aguas negras en Acajutla afecta la pesca de unas 50 familias que se dedican a dicha actividad; ello no permite que crezca el turismo y genera malos olores e incomodidad a varias familias que residen en frente de donde desembocan los desechos, en el barrio Campamento.

Estas contaminan el río Sensunapán, que finaliza un par de kilómetros abajo, en el mar.

Hay quienes, incluso, se atreven a meterse al río para cruzar a otras comunidades aledañas, como El Milagro. Lo hacen sabiendo que podrían enfrentar problemas de la piel ante la alta contaminación que tiene ese afluente y porque no existe una estructura que facilite el paso.

El problema está lejos de solucionarse porque la municipalidad no cuenta con $8 millones, aproximadamente, que requieren para la construcción de una planta de tratamiento, en el casco de la ciudad.

El síndico Wilber Paz dijo que ni lo que les entregan anualmente en concepto del Fondo Desarrollo Económico y Social (Fodes) les alcanza para ejecutar una obra de esta magnitud.

Según el Instituto Salvadoreño de Desarrollo Municipal (Isdem), este asciende a $2,670,531 al año.

Marta Alicia Martínez, quien reside vive en la primera línea del problema, expresó que ya no soporta los malos olores que se han vuelto permanentes por la gran cantidad de desechos que recibe el río.

Plagas de mosca y el malestar a la hora de comer por la hedentina son problemas que a diario debe de soportar la mujer, que reside con otra fémina y tres menores de edad, de entre 1 y 8 años.

La mujer reconoció que es una ironía que teniendo un río a escasos cinco metros de su vivienda no pueda utilizarla para los quehaceres del hogar. Para estos debe de extraer agua de un pozo y para ingerir debe comprarla.

Una de las propuestas que hace la afectada es que se coloquen tuberías para que desemboquen a una zona que no esté habitada.

Aunque José Echeverría, otro vecino, expresó que lo mejor es que las aguas negras de la ciudad se dejen de lanzar al río.

Él es una de las personas que se ven obligadas a sumergirse al afluente para llegar a la comunidad El Milagro.

Cada vez que lo hace, debe lavarse con suficiente agua y jabón; incluso, se aplica alcohol por el temor que tiene de desarrollar alguna enfermedad en la piel. Otros pasan en pequeños "cayucos".

El habitante consideró que las autoridades no hacen nada para resolver la situación.

Pero, sin mencionar entidades, el síndico municipal expresó que ya han gestionado la ejecución de este proyecto, aunque no han tenido una respuesta positiva por la alta inversión que requiere solucionar el problema de contaminación.

Con la firma del Fomilenio II esperan ser beneficiados con la construcción de la planta de tratamiento, pero a la fecha no les han confirmado los proyectos que se ejecutarán con dichos fondos. El perfil de este proyecto ya lo han enviado a Fomilenio, aseguraron.

La población de Acajutla es de 52,359 personas, de las cuales, los desechos de unos 30 mil, que residen en el casco urbano, van a dar al río, consideró el síndico.

El desembolso que hará la Corporación del Reto del Milenio (MCC por sus siglas en inglés) a El Salvador para el desarrollo de 75 municipios de la zona costera del país, asciende a $277 millones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación