Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reubicación de ventas genera malestar

b La municipalidad dijo que en el sitio donde fueron reubicados tienen mejores condiciones b Vendedores estuvieron por años en la aceras de hospital santaneco

Pese a la inconformidad, los vendedores se trasladaron voluntariamente al nuevo local . fotos edh / cristian Díaz

Pese a la inconformidad, los vendedores se trasladaron voluntariamente al nuevo local . fotos edh / cristian Díaz

Pese a la inconformidad, los vendedores se trasladaron voluntariamente al nuevo local . fotos edh / cristian Díaz

SANTA ANA. La alcaldía trasladó a vendedores informales que por años se ubicaron en las aceras del hospital San Juan de Dios, a un local que se encuentra frente al nosocomio, entre la 13a. Avenida Sur y 1a. Calle Oriente.

La situación ha generado inconformidad entre los comerciantes porque, tras haber comenzado a funcionar el local, el lunes pasado, las ventas les bajaron considerablemente, coincidieron afectados.

Los vendedores expresaron que los rubros de frutas, ropa y otros productos que requieren las personas ingresadas en el referido centro médico son los más afectados.

Muchas de las personas adquirían dichos artículos cuando ingresaban al hospital para visitar a sus parientes.

"Una cora ($0.25) vendimos ayer (lunes) y vendíamos entre $50 y$60 en la calle. Pero qué le vamos a hacer, porque ya no nos quieren sacar de acá", manifestó Janet Fajardo, una vendedora.

Otros comerciantes expresaron que trabajan con base a créditos, por lo que si no reúnen la cuota para quienes les prestan el dinero, corren el riesgo de perder la mercadería.

"Nos está yendo mal porque con las jaranas hasta nos van a venir a demandar, porque no estamos vendiendo nada. Si no pagamos nos van a quitar la única venta que tenemos", se lamentó Patricia Beltrán, otra vendedora.

Agregó que el local "está bonito" pero no es funcional para los vendedores, porque son pocas las personas que, en los dos primeros días, han ingresado a este.

El gerente de Servicios Municipales de la alcaldía, Melvin Granados, expresó que en total fueron 45 comerciantes los reubicados al nuevo inmueble, que es propiedad de la alcaldía.

Otros cuatro que estaban ocupando un espacio en la calle decidieron regresar a sus locales, dijo el administrador del mercado Número Uno y del nuevo local, Éver Aguilar.

Granados expresó que iniciarán un plan para promover la plaza con el fin de que las personas que llegan al hospital sepan dónde pueden encontrar a los comerciantes.

También descartó que los informales vuelvan a tomarse las aceras. Habrá presencia de miembros del Cuerpo de Agentes Municipales (CAM) para evitarlo.

"El hábito es venir (a la acera) y vender, pero eso no se va a estar permitiendo, se va a comisar el producto", aclaró el gerente.

Resaltó que las condiciones son mejores para los comerciantes, pues en las aceras tenían que soportar las inclemencias del tiempo y ni siquiera contaban con agua potable o sanitarios.

Por el momento, los comerciantes no están cancelando en los nuevos locales, que tienen dos metros de ancho por 1.50 metros de largo.

Esto porque la municipalidad hace los ajustes de acuerdo a los espacios asignados. El cobro estará listo el próximo mes, indicaron.

Los comerciantes deberán firmar un contrato de arrendamiento en el nuevo local, que ha sido denominado plaza comercial San Juan de Dios.

El traslado de los vendedores ocurre a casi un año de lo anunciado, pues la comuna tenía previsto hacerlo entre enero y febrero.

El gerente explicó que entre los atrasos que hubo fue la división de cada uno de los locales y la colocación de cerámica en la zona destinada para la comida. La alcaldía invirtió $34,750 en este proyecto.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación