Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Residentes en volcán quieren ser reubicados

Pobladores conocen sobre el peligro que representa El Chaparrastique para el invierno

Personal del Ministerio de Salud visitó ayer las viviendas ubicadas en zonas de riesgo por deslave. Foto edh / carlos segovia

Personal del Ministerio de Salud visitó ayer las viviendas ubicadas en zonas de riesgo por deslave. Foto edh / carlos segovia

Personal del Ministerio de Salud visitó ayer las viviendas ubicadas en zonas de riesgo por deslave. Foto edh / carlos segovia

SAN MIGUEL. Para María Jordán tener que marcharse de la casa en la que ha habitado por más de 20 años y donde vio nacer y crecer a sus hijas, no es fácil. Pero sabe que es la única forma de mantenerse a salvo si el volcán Chaparrastique erupciona de nuevo o si comienza a llover y se registran deslizamientos de rocas.

La mujer, junto a su familia, reside en el cantón Conacastal, de Chinameca, y según las inspecciones realizadas por las autoridades de Protección Civil la mañana del viernes, su casa es una de las consideradas en alto riesgo.

Según Jordán, si se genera una nueva erupción o se dan deslizamientos por la enorme cantidad de material suelto que tiene el coloso en su cúspide, su vivienda podría ser destruida.

Indicó que "estamos muy preocupados, desde la primera erupción no dormimos en paz y ahora con esto de los deslizamientos que dicen, la verdad que lo ponen mal a uno", dijo.

Agregó que por toda esta situación, su familia evalúa marcharse de la zona, aunque les duela dejar lo poco que han logrado construir en años.

"Nos pone en qué pesar dejar la casita que tanto nos costó construir, pero vale más la vida de nuestras hijas que cualquier cosa", señaló.

De la misma idea es Marcos Bentancourt. El hombre, residente en la misma comunidad que Jordán, recibió la visita de las autoridades ayer.

Le informaron que su vivienda está en la zona de mayor vulnerabilidad, tanto por el paso de lava, en caso de erupción, o de rocas si son deslizamientos.

"Sabemos del peligro y créame que si a mi de dan donde vivir me voy, porque uno que vive acá y ha visto todo lo que ha ocurrido, sabe que la situación cada vez se pone peor", dijo el hombre.

Agregó que ellos a lo que más le temen es a que el material suelto en las cumbres del volcán puedan bajar y dejarles soterrados.

Indicó que el volcán estaba vulnerable desde el invierno pasado, pero que la situación se ha agravado después de las dos erupciones.

"Ahora el volcán parece que se va bajando, lo veo con más grietas y más bajito, eso nos preocupa, porque aunque los cauces no están frente a mi casa, ahora bajara lodo por todos lados ", reiteró el hombre.

Las autoridades visitaron ayer las 63 viviendas ubicadas en mayor riesgo según los datos que maneja el Ministerio de Medio Ambiente y Recurso Naturales (MARN).

Jaime Trejo, uno de los encargados de las inspecciones, sostuvo que "hemos verificado las condiciones en las que viven las familias residentes en las cercanías del volcán", explicó.

Agregó que "hasta ahora hemos notado que las condiciones en las que viven son difíciles y eso los convierte en más vulnerables", sostuvo.

Entre los aspectos verificados en las visitas casa por casa estaban el tipo de vivienda, el nombre y datos personales del representante de la casa, si residen en casa propia o no, si poseen servicios básicos y lo más importante, si están dispuesto a irse a vivir a otras zonas de la ciudad si les brindan ayuda.

"Por el momento la gente entrevistada muestra interés en irse de la zona, porque sabe del grado de riesgo en el que viven", sostuvo Trejo.

Ayer habían por lo menos siete equipos de diversas instituciones trabajando en la recaudación de datos en las comunidades más vulnerables.

Según las autoridades, el plan de verificación deberían terminarlo ayer, para luego con esos datos, construir un mapa de riesgo con información corroborada y posteriormente ofrecer soluciones a los que viven en riesgo.

Evaristo Romero, gobernador de San Miguel, mencionó que "después de conocer en forma exacta las familias en mayor riesgo por la cercanía al volcán trabajaremos en ofrecerles soluciones habitacionales temporales".

Por ahora las autoridades cuentan con cinco manzanas de tierra en el cantón El Obrajuelo, terrenos a favor del Estado, además de 50 lotes en comunidad la Fragua, ambos de San Miguel. Tienen 100 lotes en el cantón El Platanar de Moncagua.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación