Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Residentes del volcán alarmados por la emanación de humo rojo

Aseguraron que siempre ha estado en actividad, pero que ayer fue primera vez que vieron ese comportamiento

La imagen fue captada ayer por la mañana, cuando del cráter del Chaparrastique emanaba humo rojizo. Lo expulsó por unos 45 minutos. Foto edh / Carlos Segovia

La imagen fue captada ayer por la mañana, cuando del cráter del Chaparrastique emanaba humo rojizo. Lo expulsó por unos 45 minutos. Foto edh / Carlos Segovia

La imagen fue captada ayer por la mañana, cuando del cráter del Chaparrastique emanaba humo rojizo. Lo expulsó por unos 45 minutos. Foto edh / Carlos Segovia

SAN MIGUEL. Las emanaciones de humo rojo sobre el cráter del volcán Chaparrastique se produjeron entre las 9:00 y 10:00 de la mañana de ayer.

La humareda se extendió varios metros sobre el cráter del coloso y permaneció con esa actividad por lo menos unos 45 minutos.

Previo a ello, los pobladores de diferentes comunidades cercanas al cráter confirmaron a EDH que escucharon explosiones antes de observar el humo rojo que salía del coloso.

Las alarmas del caserío El Carreto del cantón El Volcán, en San Miguel, comenzaron a sonar cuando la humareda roja se extendía.

Los vecinos salieron de sus casas para ver con angustia lo que sucedía.

Esmeralda Gámez fue una de ellas. La mujer, residente en el caserío El Carreto, aclaró que "está raro lo que está pasando en el volcán porque el humo no es negro, sino rojo, como que fuera de lava, al rato y explota de nuevo".

En las escuelas más cercanas al coloso, al notar lo que ocurría y consultar con las autoridades pertinentes, las clases fueron suspendidas de inmediato y se extenderá por 48 horas.

Eso sucedió en el centro escolar Rosa Hirleman de García Prieto y en el Instituto Nacional del cantón Conacastal.

Los vecinos o conductores que pasaban por la zona miraban a alarmados lo que ocurría, pues la actividad no era normal ni se había apreciado en la última década.

El 29 de diciembre que hizo erupción el Chaparrastique, el humo que emanó fue negro, mientras que durante los meses siguientes ha expulsado humo blanco, producto de los gases.

José Loza, habitante de caserío El Carreto de San Miguel, dijo que no había visto en actividad tan grande al Chaparrastique en los últimos 20 años.

"Lo que hemos estado sintiendo en los últimos días son pequeños temblores, pero estamos confiados en que no va suceder nada que nos afecte a nosotros", dijo.

Agregó que no pensaba salir de la comunidad para acogerse al programa de ayuda del Gobierno, que implica recibir cada mes 150 dólares para alquiler de vivienda.

Tampoco pensaba salir ayer que las autoridades anunciaron la evacuación temporal.

Esmerada Gámez tampoco piensa salir de su vivienda de forma permanente durante los seis meses del invierno, como se los han solicitado.

Aunque sí aceptó que por el riesgo de erupción dejaría su vivienda ayer.

Al igual que ambos ciudadanos, muchos de los que residen en el volcán, y que lo han hecho durante los últimos 40 años, aseguran que ya se han acostumbrado a la actividad del coloso.

Esperan que en esta oportunidad la situación no pase de ser "un susto más".

En Usulután

Protección Civil también mantiene vigilancia en la zona norte del departamento de Usulután debido al enjambre sísmico que se registra desde el viernes anterior, y que según mediciones hasta la 7:00 de la mañana de ayer, se habían dado 445 sismos en el municipio de Berlín.

De esos, 22 fueron percibidos por la población y sus magnitudes estuvieron entre 1.2 y 3.4 grados.

La población de los municipios de Alegría, Santiago de María y Berlín, aseguraron estar preocupados por los temblores, aunque ellos creen que está asociado a la actividad del Chaparastique.

Sin embargo, las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente reiteraron que se trata de la activación de una falla que pasa por la región.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación