Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reparan tendido eléctrico que cayó sobre viviendas

Empresa reparó las fallas en el sistema eléctrico del caserío Chiquirín, ayer

Los fuertes vientos de tormenta, del sábado pasado, causaron la caída de postes del tendido eléctrico. fotos edh / insy mendoza

Los fuertes vientos de tormenta, del sábado pasado, causaron la caída de postes del tendido eléctrico. fotos edh / insy mendoza

Los fuertes vientos de tormenta, del sábado pasado, causaron la caída de postes del tendido eléctrico. fotos edh / insy mendoza

LA UNIÓN. Leticia Turcios pasó tres noches sin dormir en su casa por el temor a morir electrocutada, pues desde la tarde del sábado, cables primarios del sistema de energía eléctrica cayeron sobre seis viviendas del caserío Chiquirín, incluida la suya, tras una fuerte tormenta.

Los cables se mantuvieron en los techos de las viviendas la noche de sábado, domingo, lunes y martes, según los lugareños, quienes aseguran que solicitaron a la Empresa Eléctrica de Oriente (EEO) que llegara a inspeccionar la zona, pues según ellos, los cables tenían energía y con ello se ponía en riesgo a los habitantes de las viviendas.

Fue hasta ayer que un equipo de la EEO llegó a la zona para solventar los problemas. Técnicos de la empresa, dijeron que las labores a realizar consistían en el cambio del poste que sostiene los cables y que la duración de los trabajos se extendería hasta las 4:00 de la tarde de ayer.

En la Unidad de Comunicaciones de AES El Salvador, que aglutina a las empresas distribuidoras de energía, confirmaron que las labores de reparación estaban a cargo de una cuadrilla y que el problema sería resuelto a la brevedad posible.

Pese a las reparaciones, los habitantes de Chiquirín aseguraron que para poder tener respuesta esperaron cuatro días y pasaron con miedo a que ocurriera un corto circuito, y si eso sucedía, el caserío completo quedaría sin electricidad, afectando a 200 viviendas.

"Soy nerviosa y el temor de todos, antes que la gente de EEO viniera, era que esos cables hicieran corto circuito con los techos de las casas, que algunas son de lámina y provocara una tragedia", expresó Turcios.

Antonio Bonilla, presidente de la Asociación de Desarrollo Comunal de Chiquirín, dijo que lo más preocupante para los lugareños fue que los cables se reventaron y estaban enredados en árboles y en los techos de las viviendas.

Explicó que los cables, al tener corriente, mantuvieron expuestas a las personas que habitan las viviendas y que pese a informarlo a la compañía de electricidad, tardaron mucho en llegar a quitar el peligro, al menos, cortando el paso de corriente a los cables averiados.

Bonilla externó que la zona que habitan, se caracteriza por fuertes vientos, algo que no ocurrió desde la tarde del sábado. Sostuvo que si las condiciones del clima hubiesen sido normales, es decir con vientos, la historia pudo tener un desenlace trágico.

Residentes de la comunidad pidieron a EEO que mejore los tiempos de atención, pues dijeron que la primera llamada de alerta fue la tarde del sábado, al número de emergencia que aparece en los recibos de cobro: el 2506-9000.

Confían, además, en que las reparaciones sean suficientes para prevenir más desgracias.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación