Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reliquia Peregrina del Mundo, en San Salvador

El relicario de San Juan Pablo II fue venerado por los capitalinos

La feligresía llegó desde tempranas horas para poder venerar el relicario con la sangre de San Juan Pablo II y poder realizar sus peticiones. Foto EDH/ Lissette Monterrosa

La feligresía llegó desde tempranas horas para poder venerar el relicario con la sangre de San Juan Pablo II y poder realizar sus peticiones. Foto EDH/ Lissette Monterrosa

La feligresía llegó desde tempranas horas para poder venerar el relicario con la sangre de San Juan Pablo II y poder realizar sus peticiones. Foto EDH/ Lissette Monterrosa

Hace 10 años, en los días previos a su fallecimiento, fue tomada una muestra de sangre de los exámenes que le hacían al Papa para conocer su estado de salud, la sangre fue custodiada y de esta se tomó parte para formar las reliquias.

Una de estas, que se halla de paso en el país, se llama La Reliquia Peregrina del Mundo.

El pasado domingo llegó al país para iniciar la peregrinación en la ciudad de Santa Ana, y luego visitar la capilla del Ordinariato Militar en San Salvador.

Las reliquias de San Juan Pablo II fueron entregadas para que todos los fieles católicos pudieran venerarlas desde horas tempranas del día martes hasta las nueve de la noche, para luego viajar a Lima, Perú.

La exposición inició con una misa a las 10:30 a.m., con un lleno total de feligreses que esperaban pasar a venerar la reliquia, cuya importancia radica en las miles de oraciones presentadas ante ella, comentó Madre Adela Galindo, fundadora de la congregación Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.

Ella es la custodia de las reliquias peregrinas en el continente americano, entregadas por Monseñor Slawomir Oder, postulador de la causa de canonización de San Juan Pablo II, quien dijo que debía venir al continente que tanto amó.

El 27 de abril de 2014, durante la fiesta de la Divina Misericordia, fue canonizado San Juan Pablo II en la basílica de San Pedro, durante una misa presidida por el Papa Francisco, este año viene a celebrarlo a El Salvador.

Durante la veneración los feligreses recordaron las cuatro frases que el santo escribía en todos sus documentos: "Soy todo tuyo, María", "Todo lo que tengo es tuyo", "Yo te recibo como mi todo", "Oh María, dame tu corazón".

Devoción

Durante el día fueron grandes las filas de los fieles que esperaban visitar la sangre de San Juan Pablo II para pedirle por sus causas, muchos de ellos, al estar frente a las reliquias no pudieron contener sus emociones y derramar lágrimas.

"Un momento de gran devoción, de gran amor, de agradecimiento que ha venido a visitar El Salvador en un momento bien importante, él que siempre habló de paz y viene en estos momentos en que necesitamos paz y que cese tanta violencia" dijo Ana de Corrales, una de las fieles católicas que llegó a visitar la reliquia.

"Es un momento de devoción indescriptible al tenerlo acá, nuevamente, quien nunca nos dejó, y tener la sangre de él en el país" fueron las palabras llenas de exaltación de Sonia Flores, otra de las feligreses que visitó la capilla para venerar a San Juan Pablo.

La veneración continuó con un rezo de la Divina Misericordia a las 3:00 p.m., para terminar con las visitas a las 9:00 p.m.

El "Papa peregrino", o el "Papa de la familia", como era conocido San Juan Pablo II, partirá de El Salvador a las 11:00 a.m. hacia Miami para seguir su peregrinaje por toda América.

Serán 34 las naciones que recibirán las reliquias del santo, las cuales estarán en diferentes ciudades para que todos los fervientes católicos puedan venerar la sangre que contiene el relicario.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación