Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Recuerdan con misa a víctimas del terremoto de 2001

Las Colinas, en Santa Tecla, fue las más afectada. 139 familias piden que al gobierno les devuelvan sus propiedades para reconstruir sus casas y regresar allí. 

Decenas de familiares y vecinos participaron en la misa y recibieron la comunión. Foto edh / omar carbonero.

Decenas de familiares y vecinos participaron en la misa y recibieron la comunión. Foto edh / omar carbonero. | Foto por Omar Carbonero

Decenas de familiares y vecinos participaron en la misa y recibieron la comunión. Foto edh / omar carbonero.

A 15 años del terremoto del 13 de enero de 2001, los familiares de los fallecidos tras deslizarse la montaña sobre la colonia Las Colinas, aún esperan que les devuelvan sus terrenos para reconstruir sus viviendas en el lugar donde ocurrió la tragedia.

La familia Revelo Rubio, que perdió a tres de sus miembros, es una de ellas, y aunque aceptan que muchas personas ya recibieron una ayuda de $7,000, asegura que fueron engañados porque a cambio les exigieron entregar sus lotes para que se construyera un parque memorial.

“En febrero (2015) nos entregaron la ayuda económica de los 7,000 dólares que dieron para las familias, pero algunos fueron engañados en su momento porque se tuvo que entregar el terreno para poder dar ese tipo de ayuda”, dijo Hugo Wilson Revelo, quien perdió a su madre, Virginia Margarita Rubio de Revelo; a su hermana, Margareth Geraldina Revelo Rubio; y a su prima, Elsy Marilú Espinal de Rubio.

“Lo que se está pidiendo hoy es que se regresen los terrenos a los dueños para que puedan construir sus viviendas y que volvamos a tener una colonia como era antes, entre familia y amigos. Dios nos dio la oportunidad de estar vivos y poder regresar a vivir aquí a esta colonia, y eso es lo que realmente queremos la mayoría, tener la oportunidad de regresar a nuestros lotes, construir y poder tener a los mismos vecinos de antes”, añadió.

Y es que a través del Decreto 380 del 2001, la Asamblea Legislativa autorizó que la Fundación Tecleña Pro- Medio Ambiente (Futecma) se quedara con los lotes a cambio de la ayuda que, con fondos de Taiwán, el gobierno les entregaría a los sobrevivientes de las víctimas.

Glenda Revelo, hermana de Wilson, expresó que tras el dolor de la tragedia el proceso de entrega de ayuda por parte del gobierno ha sido lento y que, de no ser por la organización que lucha por ello, aún no habrían recibido nada.

“Han sido 15 años donde muchas personas que están dentro de la organización que lucha por esto, han hecho posible que se haya ido logrando paso a paso; se han tenido pocos avances, pero creo que poco a poco se van a ir dando las cosas”, destacó.

En tanto, Juan Carlos Rosa Puente, que aún lamenta la muerte de su madre, explicó que su hermana Consuelo Rosa de Palencia recibió la ayuda, aunque que esta es insuficiente para reconstruir su vivienda o construirla en otro sitio.

“Al menos en lo que se refiere a mi hermana, pues ella sí recibió la cantidad de dinero que dieron los gobiernos de otros países por el hecho de que se perdió la casa, entonces es lo único que ha recibido ella”, expresó, y añadió que no fue lo suficiente.

Rosa Puente destacó que con el esfuerzo que ha hecho  él y su hermana, poco a poco han salido adelante.

Los familiares de las víctimas presentaron, el año pasado, a la Asamblea Legislativa una pieza de correspondencia para que modifique el Decreto 380 y les devuelvan sus terrenos, ya que no todos  los cedieron a a cambio de la ayuda.

La tragedia
Rosa Puente recordó que el día de la desgracia se enteró por medio de una tía, quien le avisó que la colonia Las Colinas había sido soterrada.
Fue a eso de las 6:30 de la noche que a pie (porque no circulaban buses)  que salió de la carretera hacia Santa Ana, donde vivía, y llegó  a las 9:30 al lugar del desastre desconcertado, ya que no sabía qué había pasado con su madre, dijo con tristeza.

“Cuando llegué ya estaban mis hermanos aquí, y gracias a Dios la encontramos a los 11 días para poderla enterrar”, dijo, con voz entre cortada.

Por su parte Hugo Revelo, de 71 años, recuerda que él estaba trabajando en Zacatecoluca cuando le avisaron del desastre. Entonces emprendió camino sin saber qué había sucedido, recordó.

“Cuando ya llegué aquí a lo parejo y vi todo lleno de lodo me ubiqué y ya no vi la casa, y corrí, ya estaba mi hijo aquí, y entonces fue una noticia, un impacto, una cosa que a nadie se la deseo”, comentó.

En memoria de más de 750 personas que perdieron la vida ese fatídico día, Monseñor Gregorio Rosa Chávez ofició una misa a la que asistieron el vicepresidente Óscar Ortiz, el alcalde de Santa Tecla, Roberto d’Abuisson, y otros funcionarios.

El edil anunció un proyecto para construir un jardín memorial en el cementerio municipal, sobre la fosa común en la que fueron enterradas las víctimas no identificadas, o que estaban en avanzado estado de descomposición.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación