Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reclaman por estado de calle de la terminal

La llegada del invierno les genera incertidumbre por las inundaciones y lo intransitable que se vuelve la zona

La falta de mantenimiento ha originado que las vías estén en mal estado. Foto EDH/ Milton Jaco

La falta de mantenimiento ha originado que las vías estén en mal estado. Foto EDH/ Milton Jaco

La falta de mantenimiento ha originado que las vías estén en mal estado. Foto EDH/ Milton Jaco

SANTA ANA. El avanzado deterioro que presenta la calle de la salida principal de la terminal de buses Francisco Lara Pineda, ha generado diversas reacciones entre los vendedores, peatones y los mismos empleados de las diferentes rutas de buses que trabajan en este lugar.

Actualmente el mal estado de la arteria dificulta tanto la circulación vehicular como el paso peatonal.

Además, ha ocasionado que varios puestos se vean afectados, ya que las primeras lluvias en la Ciudad Morena han causado que la calle comience a agrietarse, generando hoyos y rajaduras.

"Como esta calle nunca ha recibido mantenimiento, hoy con un poco de lluvia ya se hicieron un montón de problemas", dijo uno de los vendedores del mercado Colón, que está ubicado a un costado de la salida de la terminal.

Los comerciantes más afectados por el mal estado de la calle son los que están a la salida de la terminal.

Se quejan por la nula ayuda pese a que durante años la han solicitado a la administración de la terminal.

Silvia Valladares, una de las vendedoras afectadas, aseguró que ya han realizado reiteradas peticiones a la alcaldía, para que a través de la administración de la terminal les ayuden.

Sin embargo, afirma que a la fecha, nadie se ha acercado a resolverles.

Según los mismos vendedores, uno de los problemas más graves que se da en la zona además del mal estado de la calle, son las inundaciones en algunos puestos, durante el período invernal.

"Somos alrededor de cuatro puestos los que cuando llueve se nos viene a meter toda el agua que viene de la parte de arriba. Eso deberían ver la autoridades ahorita y resolverlo antes que comience el invierno", dijo Valladares.

Estos problemas, además de afectar a los vendedores, también perjudican a cientos de personas que a diario caminan por este lugar.

Según los usuarios del transporte colectivo y consumidores del mercado Colón, la acumulación de basura y lodo en la salida de la terminal es molesta y peligrosa.

"Uno camina aquí esquivando hoyos, basura y lodo. Cuando llueve hay pozas de agua y la calle se lava más haciendo que uno casi no pueda caminar por aquí. Al menos para mí que vengo a comprar a esta área, esto me molesta", dijo el santaneco Carlos Arévalo.

De igual manera, los empleados de las diferentes rutas que salen por esta zona de la terminal Francisco Lara Pineda, aceptan que el paso de los vehículos pesados genera aún más deterioro en la arteria.

Vladimir Alegría, empleado de la ruta 210, admite el problema que las unidades generan.

Sin embargo, se desliga asegurando que de lo que no son responsables es de que la alcaldía no repare las vías.

Tanto vendedores como empleados de las diferentes rutas de autobuses coinciden en que los únicos responsables del mal estado de la calle son los administradores de la terminal, por no gestionar la reparación de las arterias ante la municipalidad.

La contraparte

Por su parte, el administrador de la terminal de buses Francisco Lara Pineda, Carlos Lemus, se negó a brindar declaraciones sobre el tema, aduciendo no tener confianza en las publicaciones realizadas en los medios de comunicación.

"Yo no tengo nada qué hablar. Si ustedes quieren información vayan a la alcaldía y ahí se las van a dar", dijo Lemus al ser cuestionado sobre el estado actual de las instalaciones de la terminal.

El puerto terrestre, además de presentar deterioro en las calles que la rodean, también requiere atención en el tema de alumbrado, ventilación y varias partes del techo.

Vendedores manifiestan que por años, la terminal ha permanecido en abandono sólo recibiendo mejoras mínimas que no representan un alivio para el temor que las personas poseen.

"Ellos (administración) han hecho varios arreglitos. Pero lo más importante que son las calles, las goteras y la ventilación ni siquiera las mencionan", dijo la vendedora Carolina Linares.

Vendedores y usuarios del transporte colectivo que a diario abordan las diferentes rutas de buses en este sector, esperan que la alcaldía tome cartas en el asunto y que las condiciones dentro y fuera de la terminal puedan mejorar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación