Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Puesto de policía comunitaria con sólo 13 agentes

La obra fue ejecutada gracias al aporte que brindó el gobierno de Japón. Los agentes deberán proteger a unas 20 mil personas

La Embajada de Japón también entregó ocho bicicletas para que sean utilizadas en los patrullajes por las diferentes comunidades. Foto EDH / MAURICIO Guevara

La Embajada de Japón también entregó ocho bicicletas para que sean utilizadas en los patrullajes por las diferentes comunidades. Foto EDH / MAURICIO Guevara

La Embajada de Japón también entregó ocho bicicletas para que sean utilizadas en los patrullajes por las diferentes comunidades. Foto EDH / MAURICIO Guevara

SANTA ANA. El hurto de vehículos en la zona norte de Santa Ana se había disparado este año, según las autoridades policiales de la ciudad. Tanto así que se reportaban de cuatro a cinco denuncias mensuales.

Sin embargo, el acercamiento que realizó la PNC con la población, iglesias católicas y evangélicas, escuelas, unidades de salud y empresas privadas, en los últimos dos meses, bajo la filosofía de Policía Comunitaria, ha logrado disminuir el problema.

No obstante, hay delitos que aún persisten como la extorsión y los hurtos.

Es por ello que al menos los habitantes del reparto Ivu Los 44, lugar donde está ubicada la nueva sede de la Policía Comunitaria, se sienten esperanzados en que la seguridad en el sector mejorará.

"Esto es algo que habíamos estado pidiendo a gritos. Creo que este es un primer paso importante que hemos dado", manifestó el presidente de la directiva del lugar, Clemente Orellana.

Sin embargo, consideran que los 13 agentes destacados en el lugar no darán a basto; pues, deberán de cubrir igual número de colonias circundantes, que han sido distribuidas en tres sectores; y solo en el IVU Los 44 residen al menos 20 mil personas.

Otras colonias que estarán a su cargo son la residencial El Molino, colonia Lamatepec y Santa Eduviges, Santa Julia; y los barrios San Lorenzo y San Juan, entre otras.

Los policías destacados en esta zona harán uso de la nueva sede policial, que fue construida gracias al apoyo del gobierno de Japón, a través del programa de asistencia financiera no reembolsable para proyectos comunitarios de seguridad humana.

El costo de los trabajos fue de 35 mil dólares, explicó ayer el embajador de la nación asiática en nuestro país, Masataka Tarahara, durante el evento de inauguración de las instalaciones.

"Se ha realizado este proyecto con el fin de mejorar la situación de seguridad y tranquilidad pública de los ciudadanos de este municipio", manifestó el embajador.

Esta base de policía comunitaria cuenta con un área de recepción, reuniones, denuncias, servicios sanitarios y casilleros.

Además de la construcción de la base, la Embajada del Japón entregó ocho bicicletas para que sean utilizadas por los oficiales mientras se realizan los patrullajes.

La confianza

En el evento de ayer por la mañana también estuvo presente el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Benito Lara, quien pidió a la corporación policial generar las condiciones necesarias para ganarse la confianza con los habitantes de la zona. "Las comunidades son nuestra razón de ser", manifestó el funcionario.

Durante su discurso, el titular de seguridad explicó que la política nacional de justicia, seguridad pública y convivencia que impulsa el gobierno actual está basada en cinco ejes principales, que buscan prevenir la violencia, control y represión de la violencia, reinserción social, atención a las víctimas y el fortalecimiento de la institucionalidad de la seguridad pública.

Lara consideró que esto permitirá hacer frente a la criminalidad.

"Este es un problema que tiene salida, no es cierto que no podamos (con la delincuencia). En nuestro país somos más los buenos que los malos", expresó Lara durante su discurso.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación