Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Se puede reducir el calentamiento del planeta tierra

En manos de todos está la solución de muchos problemas y fundamentalmente lo relacionado con el cambio climático.

ctv-xbf-imagen-fot-vivero-tres-marias-anexo

Los programas de reforestación permiten recuperar cuencas hidrográficas, evitar la erosión y mejorar la calidad de los suelos. | Foto por Cortesía

Sembrar árboles. En esas dos palabras se resume la forma más práctica de disminuir la celeridad del recalentamiento del planeta.

Las plantas absorben el CO2  (uno de los máximos factores del recalentamiento), se quedan con el carbono y liberan el oxigeno.

Además, con su follaje rompen las termales mejorando los micro climas y con su sombra evitan el calentamiento y resequedad del suelo, permitiendo la  proliferación de vida vegetal y la fauna.

Cada árbol es parte de la  cadena eficiente del ciclo hidrológico, o sea que al evaporarse el agua, sube a las alturas y en torno de cualquier partícula sólida suspendida en el aire, se comienzan a formar las gotas de agua, cuyo conjunto forma las lluvias.

Al caer, al agua le esperan tres caminos: el mejor y mas deseado es el agua lluvias que cae y se infiltra al subsuelo, para formar manantiales o brindarle vida a los cultivares. Esto se logra cuando existen árboles, pues, los canales naturales que tiene el agua lluvia para infiltrarse, son los tallos de las plantas y sus raíces.

Otro camino es el agua que se va en escorrentía, esta es relativamente indeseada, porque provoca erosión en la superficie del suelo raso, provocando perdida de tierra fértil, inundaciones en ríos aguas- abajo o el azolvamiento de las presas y si estas son para generar energía, rápidamente pierde su capacidad de carga de agua, volviendo deficiente la represa, generando la crisis  energética en el país.

La tercera vía  es la que cae en superficie caliente como las rocas, pavimentos, obras de asfalto ó cemento, donde se evapora un considerable porcentaje del agua lluvia.

Estudios de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), indican que una gota de agua que se evapora, tarda en condiciones normales para volver en forma de lluvia, unos 1200 años.

Podemos decir que el agua que se infiltra al subsuelo, equivale al dinero que ahorramos para una necesidad futura; el agua que se va  en escorrentía equivale al dinero que gastamos en cuanto lo recibimos y el agua que se evapora, equivale al dinero que perdemos o nos roban en el instante que los recibimos.

Cuando los expertos dicen que ha caído una tormenta de 30 milímetros en cierta región,  quiere decir que la lluvia nos dio 30 litros de agua por cada metro cuadrado. 

De nosotros, al reforestar, depende que esta agua se infiltre al sub suelo o cause daños en la superficie.

Factores
El recalentamiento del planeta depende de muchos factores de la industria actual y nuestra adición al consumismo.

Usamos aerosoles, sistemas de aire acondicionado, refrigeración, vehículos, etc, todos producidos  por el primer mundo, pero deseados por todos.

Y todo afecta el medio ambiente al usarlo de forma indiscriminada.

Podemos hacer algo tan agradable como sembrar árboles o plantas pequeñas, cuidarlas y deleitarnos con su desarrollo. Con ello estaremos participando en una solución a la crisis mundial.

El campo de la ecología  es inmenso, pero lo mas visible es la diferencia entre un bosque y un desierto; el primero deseado y el otro temido.

Es oportuno y muy apropiado decir que  la ecología es un buen negocio, es mejor venderle a gente saludable que a gente enferma.

Para mejorar la calidad de vida de las actuales y futuras generaciones, es indispensable la recuperación y sostenibilidad ecológica y propiciar la seguridad alimentaría.

Al sembrar árboles, nos brindarán alimentos, maderas, belleza, insumos para muebles, papel y especialmente oxigeno.

Es importante reflexionar sobre el deber histórico y existencial de cada persona que se involucra en proteger el medio ambiente.

Hay muchas especies recomendadas para reforestar. Pero es bueno dar prioridad a las que no requieren de grandes cuidados, tales como aceituno, jacaranda, marañón, cacao, nim, naranjos, mango, guayaba, marañón japonés, caoba, cedro, madrecacao, memble, funera, chaquiro, crotos, ixoras.

Igual puede ser con araucarias, aguacate, magnolio, bala de cañón, mamoncillo, volador, quebracho, San Andrés, maquilishuat, llama del bosque, paterno, pepeto, izote, dracaena, laurel, Júpiter, bario, manzana rosa, matasano, teca, eucalipto, plumerías, durante, pino, caimito, achiote, palo de pan, guayaba taiwán, chaperno, árbol de fuego, macadamia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación