Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Protestan en la comuna de Santa Ana por falta de equipo

b Alcaldía permaneció cerrada hasta las 10:00 de la mañana que llegó la PNC y rompió cadenas

Los sindicalistas mostraron el mal estado de los recipientes usados para recoger la basura. foto edh / CRISTIAN DÍAZ

Los sindicalistas mostraron el mal estado de los recipientes usados para recoger la basura. foto edh / CRISTIAN DÍAZ

Los sindicalistas mostraron el mal estado de los recipientes usados para recoger la basura. foto edh / CRISTIAN DÍAZ

SANTA ANA. Miembros del Sindicato de Trabajadores Municipales de Santa Ana (Sitramsa) cerraron por varias horas la alcaldía como medida de presión para que el concejo cumpla varias exigencias que tienen 11 meses de estar realizándolas, según manifestaron.

Entre las peticiones está la entrega de uniforme al personal administrativo y que les provean las herramientas necesarias a los trabajadores que se dedican a barrer las calles.

El secretario del sindicato, José País, dijo que desde hace nueve años los trabajadores administrativos no cuentan con uniforme.

Agregó que antes de las elecciones pasadas, la alcaldía, en tiempo de campaña, compró 200 carretones para la recolección de basura.

Sin embargo, dijo que estos se arruinaron a los pocos meses de uso. Algunos empleados del área de aseo han tenido que reparar dichos recipientes para continuar usándolos.

Otra exigencia que hacen es un aumento salarial para los empleados, aunque no especifican porcentajes.

La medida

El cierre de la alcaldía duró sólo un par de horas debido a la intervención de la Policía.

Mientras la mayoría de los sindicalistas estaba en la parte de enfrente de la comuna, a las 10:00 de la mañana, varios policías rompieron las cadenas en la parte trasera de las instalaciones.

Posteriormente abrieron el acceso principal para que los empleados ingresaran y comenzaran sus labores.

La medida generó insultos entre los mismos trabajadores. Algunos gritaron que no era la forma correcta para realizar las exigencias, mientras que otros apoyaron el cierre.

Aunque el personal administrativo retomó sus actividades, áreas como aseo público, ornato, zonas verdes y maquinaria pesada paralizarán sus labores hasta que la alcaldía les dé respuesta a sus exigencias.

Además los sindicalistas no descartaron realizar marchas y cierres de calles para realizar una mayor presión a las autoridades municipales.

País criticó la falta de voluntad de la alcaldía para solventar las necesidades.

"Necesitamos guantes, escobas y mascarillas y ¿adónde están?", criticó el líder sindica.

Además citó como ejemplo que el sindicato realizó los contactos con una empresa mexicana para la compra de los carretones.

Explicó que cada carretón cuesta 247 dólares y que requieren 200 para sustituir los que se encuentran en malas condiciones.

La empresa proveedora también ofreció por el mismo precio un par de guantes y uniforme para igual número de carretones.

El dirigente sindical manifestó que por el cierre de la alcaldía "no pueden despedirnos porque aquí no han habido agresiones. Quien puede despedirnos de acuerdo con la ley es un juez de lo laboral".

El síndico municipal, Maximiliano Mejía, lamentó la acción tomada por los sindicalistas, sobre todo porque dijo que el concejo ya está realizando las gestiones para cumplir las necesidades, aunque no estableció fechas.

El síndico dijo que los recipientes que se adquirieron previo a las elecciones "los compramos en el mercado nacional y no nos salieron de la mejor manera (por el tiempo que duraron); hay que aceptar eso".

"Se está en el procedimiento para que la empresa importe el equipo. Nosotros debemos de cumplir con la ley y no es lo mismo hacer una compra nacional que extranjera", manifestó Mejía.

Agregó que ya adquirieron la tela para la confección de los uniformes.

Aunque tampoco dio fechas, dijo que estos serán entregados escalonadamente a las diferentes áreas.

Sobre el aumento en el salario manifestó que "es irresponsable que quieran hacer un aumento salarial cuando no se ha estudiado y se tiene el dato claro de cuánto es".

El síndico no descartó una demanda en el Juzgado de lo Laboral en contra de los sindicalistas.

Mientras que los usuarios lamentaron el cierre de la comuna. Esta cuenta con 1,400 empleados, de los que 800 están afiliados al sindicato, de acuerdo con datos de Sitramsa.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación