Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Progresan los trabajos en calle El Chupadero

Con ello, esperan evitar inundaciones en el invierno

Los trabajos en la caja recolectora de aguas lluvias finalizarán este mes. Foto EDH/ iris lima

Los trabajos en la caja recolectora de aguas lluvias finalizarán este mes. Foto EDH/ iris lima

Los trabajos en la caja recolectora de aguas lluvias finalizarán este mes. Foto EDH/ iris lima

SANTA ANA. Las personas que suelen utilizar la 37a. Calle Poniente como vía alterna, entre el bulevar Los 44 y la Avenida Santa Ana California, podrán hacer uso de esta vía nuevamente dentro de dos semanas, aproximadamente. Así lo confirmó el jefe regional del Ministerio de Obras Públicas (MOP), Alex Beltrán.

La obra, que es competencia municipal y que es apoyada por el organismo estatal, inició el 9 de febrero y se trata de la colocación de una caja de mampostería de piedra sobre la calle conocida como El Chupadero.

Los trabajos han consistido en romper nueve metros de calle para quitar el tubo metálico que atravesaba la calle y ampliar la bóveda.

Durante el invierno, el agua que baja es tanta que la tubería que estaba no daba abasto y la retención de agua causaba inundaciones en la comunidad Emmanuel, que está en el sector. Con las obras se espera que este problema se solucione.

Según dijo Beltrán, la semana pasada realizaron la colocación de la capa de concreto, que atraviesa la calle y que es por donde pasarán los vehícu los. "Se reforzó con hierro porque la idea es que sea resistente para que soporte incluso el peso de las rastras", consideró.

De acuerdo con las proyecciones, la calle podría estar habilitada la última semana de abril. Sin embargo, explicó que aunque los vehículos puedan transitar por la zona, ellos continuarán al menos dos meses más en el sector realizando otro tipo de obras.

Por ejemplo, dijo que luego de terminar con la calle tienen que construir unos barandales y las aceras de los dos lados de la calle; además de construcción de taludes a los costados de la comunidad.

La inversión en esta obra es compartida entre el MOP, la alcaldía y una institución educativa privada que funciona en el sector.

Es así como Beltrán aseguró que la entidad a la que representa está aportando 26 mil dólares; otra cifra igual la está dando la alcaldía y el centro educativo ayuda con 20 mil dólares más, haciendo un total 66 mil dólares.

La vida útil de la obra se ha proyectado para 20 años. Aunque Beltrán externó su deseo de que se le brinde mantenimiento mientras encuentran una solución definitiva, ya que el problema de la calle conocida como El Chupadero no solo se limita a este tramo. Más arriba, hay otra parte que también necesita ser intervenida, pues padece el mismo problema: lo que hace más de 25 años fue calle se ha convertido en un precipicio de más de 30 metros de profundidad.

Antaño, esta vía era utilizada para ingresar y salir de la ciudad. Sin embargo, con el paso de los años las diferentes autoridades municipales la dejaron perder.

Las autoridades del MOP esperan poder realizar a futuro convenios con la nueva administración de la alcaldía y la empresa privada para realizar más obras y, poco a poco, ir recuperando lo que en el pasado fue una importante arteria de acceso.

"Ojalá que así como han unido esfuerzos para hacer esta obra, también sigan haciéndolo aguas arriba, porque el problema viene desde la calle internacional", explicó Ángel Iraheta, un septuagenario que recuerda haber viajado en camiones por esta vía cuando era joven.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación