Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Agropecuaria

Procesar frutas es camino hacia buenos negocios

Se debe cuidar la calidad y tomar en cuenta que buena parte del mercado, exige productos sin aditivos químicos

El mango es una de las frutas que pueden ser aprovechadas frescas, en jugo o conserva.

Diferentes frutas pueden ser procesadas de varias maneras para ampliar su demanda en el mercado. | Foto por elsalv

El mango es una de las frutas que pueden ser aprovechadas frescas, en jugo o conserva.

Existen diferentes niveles de inversión,  pero los niveles de mediano y largo plazo son los más viables, coherentes y factibles en nuestro medio.
Una actividad típica para emprender el camino de un inversionista de mediano y largo plazo, es la producción y comercialización de fruta tropical procesada.

Es un proyecto que se inicia desde sembrar los cultivares de frutales hasta vender el producto. Estudios publicados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), nos dan una guía para tomar de referencia en la producción de fruta procesada.

Podemos lograr ingresos desde los dos o tres años; según la fruta que manejemos. Desde entonces continuar perfeccionando la comercialización por muchos años y así tipificar la inversión de mediano y largo plazo (fijar marca). Desde el nivel meta que nos propongamos para distribuir nuestro producto, también podemos tipificar la producción para auto consumo, consumo comunitario, comercialización a pequeña escala, comercialización a nivel nacional y regional y el comercio de exportación.

Opciones
Aquí es donde entra el espíritu empresarial del inversionista que lo diferencia del simple comerciante, el primer paso es realizar cultivares de frutales rústicos o sea frutales tropicales que sin mayor atención, desde los cuatro años estarán produciendo frutas en cualquier tipo de terreno  y esta fruta la procesamos ya sea deshidratada, preservada, en jaleas, dulces, salsas, mermeladas envasadas o en harinas ,estaremos en capacidad de abastecer el mercado durante todo el año y no solo cuando se genera la cosecha.

Entre los frutales promisorios  tenemos: el nance, guayabo, marañón, paterna, morro, arrayán,  mamey, ojushte, palo de pan, achiote, marañón japonés,  mamoncillo entre otras bondadosas especies tropicales.

Uno de los aspectos más importantes relacionados con el desarrollo de una actividad agroindustrial, de la escala que sea, es el de la comercialización.

Las conservas, los jugos y pulpas en botella, las mermeladas, las salsas, las harinas, los preservados, son materiales que tienen una duración muy prolongada y que nunca debe ser inferior a un año (periodo que tarda cada cosecha).

 Los productos deshidratados si son adecuadamente protegidos de la luz, la humedad y la alta temperatura tienen también una duración de 12 meses.

No es ningún problema la tecnología, los insumos y personas especializados en estos procesos abundan en nuestro medio.

En la etapa de establecer el cultivar y manejarlo, la mayoría de campesinos tienen sabiduría para realizarlo y se optimiza bajo la dirección de un técnico que les establezca una bitácora de las faenas principales y esto genera un invaluable valor agregado y el cual genera trabajo a la mano de obra empírica .

Con capacitación modular acelerada enfocada en la práctica de los fundamentos específicos de la actividad, se consolida en busca de la productividad y en la etapa de procesamiento y comercialización.

Tome en cuenta que se debe someter el producto al juicio del consumidor exigente, que tiene capacidad de discriminación por estar sometido al bombardeo permanentemente de diferentes productos, marcas, proveedores. Por lo tanto, se debe estar consciente de enfrentar el mercado con un criterio comercial y técnico profundo, poniéndole buena dosis de creatividad; envases, sistemas de control y si es posible certificación de calidad (ISO) más acuciosos, además de distribución oportuna y por sobre todo continuidad en el mercado.

Todos estos aspectos son de vital importancia si se desea convertir esta actividad en un negocio productivo a largo plazo.

La distribución oportuna implica el concepto de momento adecuado para que la demanda justifique el esfuerzo comercial y la continuidad, es indispensable para acostumbrar al consumidor al producto.

La tendencia es hacia productos naturales sin aditivos químicos y lo artesanal saca ventaja de este aspecto, en competencia de las industrias mecanizadas.
 
Podemos dar fortaleza al agroturismo y la conservación ecológica para nuevas generaciones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación