Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Agrícola

Prepárese a obtener buena madera y cuide mantos acuíferos

Son especies que no requieren de grandes cuidados y sus derivados tienen demanda

Tala de árboles

La tala indiscriminada afecta los mantos acuíferos. | Foto por Archivo

Es apropiado a nuestra situación actual, realizar cultivares que a corto, mediano y largo plazo, nos produzcan beneficios económicos y ecológicos.


Además, se debe pensar siempre en la protección del agua.


Los árboles son los canales naturales que tiene el agua lluvia para infiltrarse al subsuelo y luego surgir en manantiales.


Al plantar árboles maderables en cuatro años podríamos empezar a cosechar madera en el primer raleo.


La combinación de teca en  partes planas o de mediana pendiente en un terreno, y en las pendientes mayores sembrar franjas de volador, es una forma ideal de establecer los cultivares, con los que además de asegurar ingresos a mediano plazo, contribuimos a contrarrestar los efectos del cambio climático.


Las ventajas
En tiempos de crisis, surgen alternativas promisorias y una de ellas es invertir en cultivares de forestales, con fines de obtener como producto final madera de uso industrial. Dos especies maderables de crecimiento rápido y uso múltiple y prototipo de la flora latifoliada tropical son la teca y el volador, los cuales demandan poca inversión inicial y garantizan la generación de ingresos, brindando productos de los raleos del cultivar a partir de los tres a cuatro años.


Esa primer madera se puede aprovechar para mangos de herramientas, tacones de zapatos, palillos para dientes, tutores para cultivares de hortalizas, insumos para las artesanías.


Con ello se da un valor agregado a toda la propiedad rural, desde mejorar el suelo hasta los conceptos mas sofisticados de los servicios y bienes ambientales.


Se debe tomar en cuenta que la teca es caducifolia y el volador es perennifolio. Se recomienda combinarlos de la forma descrita.


 El volador es un árbol  que genera enormes contrafuertes especiales para detener la erosión y le permite soportar hasta los más fuertes vientos.


Las dos especies se plantan a 2 m x 2 m, o sea 2500 árboles por hectárea o el equivalente de 1750 árboles por manzana. Con ello se aprovecha al máximo el efecto del fototropismo, logrando fustes de  12 a 20 metros a corto tiempo y luego se realizan los raleos adecuados, para generar el crecimiento en grosor o diámetro de los árboles restantes. 


Otra ventaja de esta densidad es que estas dos especies se auto podan y auto limpian, disminuyendo los costos de mantenimiento. 
Existen muchos proyectos que se desarrollan en condiciones ideales y manejados técnicamente, pueden generar $ 400,000 por hectárea en los primeros 15 años.


En El Salvador no existen grandes extensiones de terreno que sean ideales,  por lo que debemos cultivar en las áreas disponibles y fortalecer la creatividad para ampliar el uso de los sucedáneos que tanto la teca como el volador puedan brindar.


La teca crece hasta los 30 metros, brinda madera dura, resistente y durable, por lo que es considerada una de las maderas más valiosas del mundo. 


El volador es una riqueza de la flora local y su madera también es considerada muy valiosa. 


Una vez el árbol tenga el porte suficiente para aprovecharlo, no se debe vender en pie, sino, darle un valor agregado convirtiendo su madera en elementos acabados para su uso final.


 Por ejemplo, elaborando elementos estructurales para las viviendas diseñadas bajo el concepto bioclimático, para la estructura de techos y otras estructuras apropiadas para los proyectos eco turístico.


Lo importante es lograr una bondadosa alternativa a la crisis, haciendo inversiones bajas y al cabo de unos cuantos el productor pueda disponer de una fuente financiera que el que solo se lamenta, tendrá mas motivos de lamentarse, al observar que otro está cosechando un producto que sin dudarlo, lleva unos cuantos años obtener, pero que es apetecido.


Si usted cree que no sabe nada de manejar cultivares de forestales, tenga en cuenta que las plantas existieron felizmente antes que los humanos y este tipo de cultivar forestal; antes hoy y en el futuro se nutre de los mismos seis macro nutrientes: del aire el oxigeno, el carbono y el hidrogeno y del suelo el nitrógeno, fósforo y potasio; sumándole algunos elementos secundarios para lograr su desarrollo.

 
Este tipo de proyectos es una forma de asegurar ingresos a mediano plazo.


En el vivero San Andrés se brinda asesoría gratis para variedad de cultivares. Puede llamar a los teléfonos . 2305-2306 ó 2305-0871. O escriba a vivero.sanandres2@gmail.com.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación