Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Usulután

Potrerillo: Comunidad que está asentada en una falla geológica

Las familias temen por los constantes sismos y que se destruya lo poco que les ha quedado en pie.

Sismos

 La comunidad Potrerillo, del cantón Quebracho, en Alegría, es considerada por las autoridades de Protección Civil como de alta vulnerabilidad, pues se sitúa en una falla geológica, que es la que genera constantes movimientos sísmicos.


Esa situación es la que el pasado domingo causó el daño total en 69 viviendas, parcialmente afectó  20 más y genera constantemente el temor en más de 400 ciudadanos que ahí residen.


Zoila Mejía, una de las afectadas,  indicó que “desde hace dos semanas estábamos preocupados porque sentíamos temblores seguido, pero el domingo los movimientos fueron mayores y acabaron con nuestras casas”, lamentó.


Mencionó que los movimientos son constantes en la zona, pero el impacto que han generado en esta oportunidad es grande.
Lina Phol, Ministra de Medio Ambiente, visitó la zona para inspeccionar los daños, pero además para ver el comportamiento de la falla en las últimas horas.


Explicó que los movimientos han persistido a tal grado que desde que comenzaron, la noche del sábado, hasta la 1:30 de la tarde de ayer, se reportaban 222 sismos, nueve de ellos percibidos por la población, pues oscilan entre los dos hasta los tres grados en la escala de Richter y hasta cuatro en la escala de Mercali.


La titular del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), explicó que “hemos realizado una evaluación de lo que ha pasado y lo que está causando este enjambre son las fallas geológicas que han causado un efecto dominó, porque no se trata de una, sino de varias fallas”, mencionó.


Agregó que la situación podría continuar y causar más sismos, que  podrían ser de mayor magnitud; aunque aclaró que en las últimas horas los movimientos han sido más espaciados.


Casas frágiles


Explicó que el impacto que ha causado el enjambre no es tan grave y que lo que ha ocurrido es que las edificaciones en la zona son muy vulnerables, por eso han cedido fácilmente.


En ese punto, Víctor Manuel Masferrer, gerente de la comuna de Alegría, sostuvo que “de las 93 viviendas en la comunidad, 89 eran de bahareque o adobe, por eso colapsaron o resultaron muy afectadas fácilmente”.


Phol aseguró que las familias que ahí residen deben “aprender a vivir con el enemigo”; pues una zona donde las fallas pueden activarse en cualquier momento y su impacto puede ser  fuerte o leve, por ello, asegura que las construcciones deben realizarse basadas en este problema.
“Es necesario reducir esa vulnerabilidad haciendo construcciones adecuadas, si ven la escuela no está afectada, porque es una construcción formal, eso debe hacerse en las viviendas”, señaló la ministra.


Otra de las recomendaciones que este ministerio hará a las autoridades municipales y de Protección Civil de la localidad, es que reduzcan los taludes en las calles, pues en la arteria principal de la comunidad hay algunos de hasta diez metros de alto y eso provoca derrumbes que pueden causar graves consecuencias.


De hecho, al menos 14 derrumbes han generado que la comunicación vecinal entre los caseríos Potrerillo y Yomo, ambos de Alegría, se vea obstaculizado, pues enormes rocas y taludes taparon el camino y el acceso en vehículo hasta la tarde de ayer era imposible.


Masferrer sostuvo que ya han enviado maquinaria a la zona para  habilitar el paso y además mencionó que el Ministerio de Obras Públicas (MOP)  ha coordinado para  apoyarles en limpiar el camino y que a más tardar en tres días puedan liberar el paso.


Agregó que hasta este día tendrían un consolidado sobre las afectaciones en la zona, pues el enjambre podría haber dañado más viviendas ubicadas en el cantón El Quebracho, comunidad Campanero, entre otras que están en la misma zona.


“Ya estamos haciendo  el consolidado para saber cuantas son las familias afectadas, después de ello nos reuniremos con las autoridades del Vice Ministerio de Vivienda u otras instancias para ver de que manera nos pueden apoyar con estas familias en la construcción de una vivienda digna”, aseguró Masferrer.


Mencionó que tienen como plazo para una respuesta favorable con el proyecto, dos semanas, pero si no logran conseguir el financiamiento, aseguró que les construirán casas provisionales  para evitar que las familias sigan durmiendo en los patios de sus casas.


“Habilitamos un albergue en las escuelas de los caseríos Campanero y Potrerillo, pero sólo en Potrerillo accedieron a irse cinco familias, por temor a perder sus cosas”, explicó el funcionario.


Aseguró que  ayer por la tarde entregarían seis yardas de plástico a cada familia para que puedan resguardarse de la lluvia mientras definen qué hacer con el problema de las viviendas afectadas.


Beatriz Rivas, fue de las cinco familias que accedieron a irse a los albergues, la mujer sostuvo que “nos salimos ayer por la tarde porque nos dijeron que la casa era inhabitable y por cuidar de nuestros hijos preferimos salirnos”.


María Arguera de 73 años, también dejó su casa para refugiarse en la escuela de Potrerillo.


“Las paredes de la casa se cayeron y yo no podía quedarme mojando, además ha seguido temblando y no sabemos si la situación puede empeorar”, dijo la longeva mujer.


El geólogo Rodolfo Torres, mencionó que la actividad sísmica en la zona es constante y que estas fallas son de las más activas que posee el país. En 1986 se produjo un enjambre sísmico de cinco mil movimientos, por ello aseguró que lo que ocurre en la zona es  normal.


Phol mencionó que otra de las fallas activas en la zona oriental, es la que se ubica en Conchagua, La Unión, por lo que señaló que las familias deben aprender a vivir con esta situación y tomar sus precauciones. De hecho, una comunidad que  años  atrás sufrió lo mismo que Potrerillo fue El Tihuilotal en La Unión.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación