Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Policía con más patrullajes por hurto de ganado

En el departamento de Morazán los municipios más afectados por el hurto de semovientes son:El Divisadero, Jocoro, San Carlos y Gotera.

El ganado hurtado es comercializado en algunos tiangues.

El ganado hurtado es comercializado en algunos tiangues. | Foto por elsalv

El ganado hurtado es comercializado en algunos tiangues.

MORAZÁN. Los agentes de la Base Rural de la Policía Nacional Civil (PNC) del departamento de Morazán han incrementado los patrullajes en las comunidades rurales para combatir el hurto de semovientes que está afectando al sector  ganadero. Hay familias que la única vaca que tenían se la hurtaron.

En lo que va del año registran un total de catorce denuncias de personas que han sido víctimas al serles hurtado las vacas de los potreros.

El subinspector Reyes Rivera, oficial de servicio, manifestó que cada caso de denuncia se le da un tratamiento de investigaciones porque hay casos  donde han hurtado más  de un animal.  

“En las catorce denuncias que tenemos suman un total de treinta semovientes que han sido hurtadas en lo que va del año”, dijo Reyes.

La mayoría de  denuncias sigue en proceso de investigación donde ya tienen individualizados a los sujetos como presuntos responsables pero hasta la fecha no han realizado ninguna captura. 

“En la zona de San Miguel ya se dio captura de sujetos que han estado involucrados en hurtos de ganado que se han dado en Morazán”, agregó el oficial.

Los municipios más afectados son el Divisadero, Jocoro, San Carlos, y San Francisco Gotera.

La policía realiza constantes reuniones con el sector ganadero para darles recomendaciones para evitar que sus animales sean hurtados. 

Bandas de cuatreros
La policía ha identificado a bandas de cuatreros  integradas por sujetos de varios municipios, y otras personas  que  no pertenecen a ninguna banda pero que hurtan una vaca para ser descuartizada en pequeños rastros clandestinos y luego comercializar la carne.

El subinspector Reyes Rivera dijo que los sujetos primero estudian a sus víctimas desde el lugar donde dejan los animales y las medidas de seguridad que puedan haber en los potreros. La mayoría de los casos se han dado en horas de la noche donde llegan a hurtarse hasta cinco cabezas de ganado.

La mayoría del ganado es llevado a otros lugares de la zona donde tienen ayuda de algunas personas. “En una ocasión se hurtaron cinco terneros que no estaban marcados y aprovecharon esa situación para legalizarlos, siempre con la complicidad de terceras personas que tienen acceso a legalizar ese tipo de animales”, agregó Reyes.

Héctor Escobar, pequeño ganadero de Morazán, aseguró que “cuando el animal no está herrado con su marca es fácil para los mañosos porque ellos consiguen legalizarlos hasta con cartas de compra y venta con algunos empleados de alcaldías”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación